Dana Brown: Las comunidades como centro de la respuesta a las pandemias

DocumentStatements

"A medida que planeamos reconstruir nuestras sociedades y recuperar nuestras economías después del Covid-19, debemos intentar que este sea el punto de partida para una profunda transformación de nuestro sistema económico a uno que favorezca, por naturaleza, a la comunidad, la democracia, la sostenibilidad, la salud y el bienestar".

Las pandemias, por definición, son internacionales, y también debe serlo nuestra respuesta. La pandemia de Covid-19 en particular se superpone a un orden económico internacional que ha fomentado múltiples crisis de desigualdad, destrucción ecológica, racismo y políticas antidemocráticas. Este momento creará una economía más democrática o reforzará aún más la economía extractiva. Me siento impulsada a trabajar junto con aliadxs de todo el mundo para asegurar que elijamos el camino de la democratización para construir una prosperidad compartida como nuestra respuesta colectiva a esta crisis.

A medida que planeamos la reconstrucción de nuestras sociedades y la reactivación de nuestras economías después del Covid-19, debemos intentar hacer de este el punto de partida para una profunda transformación de nuestro sistema económico a uno que, por naturaleza, favorezca a la comunidad, la democracia, la sostenibilidad, la salud y el bienestar. Las medidas que tomemos ahora (o que dejemos de tomar) tendrán profundas consecuencias a largo plazo. No debemos permitir que esta crisis afiance aún más un orden político-económico mundial alimentado por la destrucción de las personas y el planeta.

1. Transformar la industria farmacéutica en un servicio público

Para proteger la salud pública, debemos recuperar y reconstruir la medicina pública. Podemos hacerlo transformando la industria farmacéutica de un vehículo de lucro privado a una especie de servicio público. Las reglas de juego para tal transformación son bastante claras: deberíamos (i) hacer de la ciencia abierta la ley natural, (ii) fortalecer la capacidad del sector público para la I+D y la fabricación de productos farmacéuticos, (iii) ampliar las licencias obligatorias y (iv) someter a control público el desarrollo y la producción de vacunas. Estos pasos reorientarían la industria hacia la salud y el bien público en lugar de las ganancias privadas a corto plazo.

Actualmente, el sector farmacéutico restringe el acceso a los medicamentos que produce —y a la información sobre los verdaderos riesgos y beneficios de estos medicamentos— mediante una compleja red de protección de la propiedad intelectual. Las necesidades del mercado crean una escasez peligrosa y aumentan los problemas de seguridad posteriores a la comercialización. Además, la innovación clínicamente significativa ha estado en declive durante décadas. Estos pasos son necesarios para asegurar que este sector clave de nuestra economía opere en el interés público, preparándonos tanto para combatir la pandemia actual como para estar mejor preparados para futuras emergencias de salud pública.

2. La Creación de riqueza en la comunidad (CWB) como modelo para la recuperación de la economía

No podemos permitirnos volver a la "normalidad" anterior a la pandemia. Debemos romper con las políticas y prácticas económicas fallidas que han devastado a comunidades en todo el mundo y construir una nueva economía desde cero. La creación de riqueza comunitaria (Community Wealth Building o CWB por sus siglas en inglés) es una poderosa estrategia para llevarlo a cabo. El CWB es un enfoque de cambio de sistema para el desarrollo económico que trabaja para producir igualdad económica, equidad racial y sostenibilidad ecológica a través de la reconfiguración de las instituciones y las economías locales sobre la base de una mayor propiedad, participación y control democráticos.

Las estrategias del CWB para renovar y restaurar las economías locales tras la pandemia deberían tener como objetivo pasar de una economía definida por la extracción de riqueza a una economía generadora y sostenible en la que la riqueza se comparta ampliamente por quienes ayudan a crearla. Un enfoque integral del CWB para una economía local buscaría (i) ampliar la propiedad democrática a través de la propiedad municipal, de lxs trabajadorxs y otras formas de propiedad comunitaria de las empresas y los servicios, (ii) garantizar el acceso al capital financiero para las instituciones locales, (iii) implementar la adquisición progresiva de bienes y servicios, (iv) incorporar el empleo justo y las prácticas laborales justas y (v) desarrollar un uso socialmente productivo de la tierra y la propiedad.

Juntas, estas dos intervenciones tienen el poder de reorientar la totalidad de nuestro sistema de salud pública internacional y nos preparan para proteger tanto nuestras comunidades como sus ecosistemas para las generaciones venideras.

Ayúdanos a construir el Plan

El Plan es el think tank, el laboratorio de ideas, de las fuerzas progresistas del planeta.

En solo cuatro meses, reunimos 40 ensayos de activistas, profesionales, pensadores, líderes comunitarios y líderes de estado, imaginando cómo podríamos reconstruir el mundo después de Covid-19 y trazando un camino justo hacia el abordaje sobre la deuda internacional.

Las fuerzas progresistas se están levantando. Pero para tener éxito, debemos tomar muy en serio la tarea de generar ideas, políticas y paradigmas que definirán nuestro futuro.

Ayúdanos a construir este paradigma. Dona a el Plan.

Support
Available in
EnglishItalian (Standard)GermanFrenchPortuguese (Portugal)SpanishPortuguese (Brazil)
Authors
Dana Brown
Translators
Marisol Wexman and Marianne Reutemann Klee
Published
07.10.2020

More in Statements

Statements

Diab: Debt Justice Is an Internationalist Project

Receive the Progressive International briefing
Privacy PolicyManage Cookies
Site and identity: Common Knowledge & Robbie Blundell