Nos movilizamos para luchar en contra del ataque de Jair Bolsonaro sobre la Amazonía

CampaignEnvironment

El presidente Jair Bolsonaro está liderando un ataque extractivo que amenaza de muerte a la selva tropical del Amazonas, el desplazamiento de sus pueblos y el futuro de la vida en este planeta.

Durante años, lxs científicxs han advertido de un “punto de quiebre irreversible” en la destrucción del Amazonas. En ese punto, la selva tropical más grande del mundo dejará de producir suficiente lluvia para mantenerse viva. En cambio, la Amazonía entrará en un ciclo de degradación continua que hará que miles de millones de toneladas de carbono lleguen a nuestra atmósfera.

A pesar de esta terrible advertencia, el gobierno de Bolsonaro sigue adelante con los planes para el proyecto ferroviario Ferrogrão, un proyecto que promete empujar a la Amazonía más allá de su punto de quiebre existencial.

El "Ferrogrão", o "tren del grano", atravesará casi 1.000 km de la Amazonía oriental. La función principal del megaproyecto ecocida, de 1.700 millones de dólares, será un regalo corporativo para gigantes del agronegocio como Cargill, Amaggi y Bunge, reduciendo los costos de exportación de productos básicos y llevando la deforestación al límite.

Las ambiciones neocoloniales de Bolsonaro pretenden hacer pasar las vías a través de las tierras indígenas, las áreas protegidas y las comunidades afrodescendientes y quilombolas, contraviniendo directamente los tratados internacionales, la legislación brasileña y la opinión popular.

Pero lxs habitantes de la primera línea de la Amazonía y sus aliadxs en todo Brasil están luchando. A partir del campamento "Levante Pela Terra" o "Levantamiento por la Tierra" en Brasilia, donde representantes de más de 40 pueblos indígenas han protestado durante semanas contra las amenazas del gobierno a la soberanía territorial indígena, han surgido acciones de apoyo al movimiento en todo el país. El Partido del Socialismo y la Libertad (PSol) consiguió una medida cautelar contra el Ferrogrão por motivos de inconstitucionalidad, y el caso ha sido apelado para que lo examine el Supremo Tribunal Federal. Pero estas señales esperanzadoras son solo los últimos acontecimientos en la batalla de siglos por la soberanía indígena y la defensa de la Amazonía.

Ahora, quienes están en la lucha convocan a las fuerzas progresistas de todo el mundo a unirse. "Este es un llamado a la solidaridad", escribieron la Articulación de Pueblos Indígenas de Brasil (APIB) y sus aliadxs en el PSol en una carta a la Internacional Progresista. "Pedimos su apoyo para detener esta catástrofe".

Es por eso que estamos enviando una delegación internacional a Brasil.

Respondiendo a la invitación de la APIB y el PSol, la Internacional Progresista está movilizando un equipo de parlamentarixs, representantes indígenas, organizadorxs por la justicia climática y expertxs científicxs a la Amazonía. No se trata de una simple misión de investigación. Los objetivos, y lo que está en juego, son claros:

  1. Reforzar los lazos de solidaridad: Nuestra delegación pretende construir la confianza y el consenso estratégico sobre cómo luchar contra Ferrogrão en todo el mundo: desde las cámaras legislativas, hasta las calles; desde los bosques y los campos, hasta los talleres. Nos reuniremos y dialogaremos con líderes políticxs, autoridades tribales, movimientos sociales, campesinxs, partidos, ecologistas, expertxs y otrxs, buscando siempre desarrollar una lucha común no sólo con palabras, sino con hechos.
  2. Poner en primer plano la primera línea: durante siglos, lxs líderes indígenas y quilombolas han luchado contra las mismas fuerzas del imperio, la extracción y la explotación. Estas comunidades son la vanguardia de una lucha global contra la destrucción del medio ambiente. En lugar de centrar la atención exclusivamente en las batallas legislativas en el parlamento o en las deliberaciones multilaterales de la COP26, la delegación pretende llamar la atención del mundo sobre los campos de batalla de la justicia climática y escuchar atentamente a estas comunidades sobre cómo pueden apoyarlas las fuerzas progresistas de todo el mundo.
  3. Internacionalizar la resistencia: Desde la Línea 3 hasta la mina de Charmichael y el oleoducto Dakota Access, una nueva oleada de movimientos de resistencia se está levantando para luchar contra los proyectos de infraestructuras que amenazan la vida y el sustento de las comunidades de primera línea. La delegación se esfuerza por unir estas luchas locales en un nuevo frente internacional, forjando lazos hacia una defensa común de nuestro futuro colectivo.

Nos estamos movilizando hacia el Amazonas para derrotar el proyecto Ferrogrão en el momento decisivo en la historia de la selva tropical, la democracia brasileña y la biosfera de la Tierra. Apoya a la delegación y a las comunidades indígenas de la Amazonía en su lucha.

Foto: Oregon State University

Ayúdanos a construir el Movimiento

El Movimiento conecta, apoya y organiza fuerzas progresistas en todo el mundo.

En solo unos meses desde su lanzamiento, el Movimiento ha publicado más de 20 declaraciones de nuestros miembros, llamando la atención sobre los cruciales levantamientos en Serbia y Bielorrusia y denunciando los movimientos para restringir la democracia en Bolivia, Ecuador y Guatemala.

Con más de 40 organizaciones reconocidas como miembros, de más de 25 países —incluidos sindicatos, partidos, alianzas y asociaciones, que representan colectivamente a millones de personas— el Movimiento se está convirtiendo rápidamente en un verdadero frente planetario. Este trabajo solo es posible gracias a ti.

Ayúdanos a construir este frente común. Dona a al Movimiento.

Support
Available in
EnglishPortuguese (Brazil)Spanish
Translator
Maria Inés Cuervo
Date
19.07.2021

More in Environment

Environment

Kai Bosworth: Climate Populism & its Limits

Receive the Progressive International briefing
Privacy PolicyManage CookiesContribution Settings
Site and identity: Common Knowledge & Robbie Blundell