Statements

¿Seguirá la UE deslizándose hacia la autocracia?

La Internacional Progresista se moviliza a Eslovenia para observar las elecciones del domingo, mientras que el primer ministro Janša intensifica los ataques contra la prensa, la oposición y el derecho a la protesta.
El 24 de abril, el "mini-Trump" primer ministro de Eslovenia, Janez Janša, se presentará a la reelección. La Internacional Progresista se desplaza a Liubliana para supervisar las elecciones, en medio del temor a un "esfuerzo sistemático" por debilitar las instituciones democráticas del país.
El 24 de abril, el "mini-Trump" primer ministro de Eslovenia, Janez Janša, se presentará a la reelección. La Internacional Progresista se desplaza a Liubliana para supervisar las elecciones, en medio del temor a un "esfuerzo sistemático" por debilitar las instituciones democráticas del país.

Tras la aplastante victoria de Viktor Orbán a principios de este mes, muchxs analistas se preocupan por el futuro de la democracia en Hungría.

Pero el "orbanismo" no se detiene en la frontera de Hungría. Uno de los aliados más cercanos de Orbán, el primer ministro esloveno Janez Janša, ha empleado el mismo libro de jugadas autocráticas durante años, y el domingo busca la reelección para hacer avanzar aún más a la UE en su deriva antidemocrática.

Como primer ministro, Janša ha hecho la guerra a partidos políticos de la oposición, periodistas, a la libertad de prensa, a los derechos ambientales y al propio derecho a la protesta.

Recientemente, el gobierno de Janša intentó prohibir el partido político y miembro de la IP, Levica, además de calificar a la IP de organización "terrorista".

El ataque a Levica no fue retórico. El Tribunal Constitucional esloveno, el más alto tribunal del país, se vio obligado a votar sobre la prohibición del partido en una escalada de la guerra legal de Eslovenia. En la Eslovenia de Janša, basta con proponer una visión alternativa de la sociedad para poner en peligro tus derechos políticos.

Además de ataques directos contra opositorxs políticxs, el gobierno ha llevado a cabo esfuerzos concertados para debilitar la libertad de prensa e incluso el prestigio de los periodistas. El Centro Europeo para la Libertad de Prensa y de los Medios de Comunicación advirtió en términos inequívocos: "El primer ministro Janez Janša está supervisando un esfuerzo cada vez más sistemático para debilitar a los medios de comunicación críticos".

En un intento por humillar y presionar públicamente a la prensa, Janša llamó a un periodista "terrorista en potencia" y utilizó ataques misóginos diciendo que dos mujeres periodistas se estaban "prostituyendo" después de que revelaran los vínculos de varixs miembros de la cúpula del SDS con grupos neonazis en Internet.

Lo más preocupante de todo es que su gobierno ha trabajado para asfixiar a la Agencia de Prensa Eslovena (STA) mediante la suspensión de su financiación, obstruyendo de hecho a los medios de comunicación públicos sustantivos e independientes para facilitar una estrategia de captura de los medios por parte de las fuerzas políticas simpatizantes. En respuesta al "deterioro de la situación de la libertad de los medios de comunicación en Eslovenia" y a los "intentos de Janša de ejercer un mayor control" sobre los medios de comunicación públicos del país, múltiples organismos de vigilancia de los medios de comunicación apelaron con urgencia el año pasado directamente a la Comisión Europea.

Ha calificado de "criminales" las masivas protestas pacíficas contra su gobierno, encabezadas por sindicatos, periodistas y movimientos sociales. Tras la supuesta mala conducta de la policía durante las grandes protestas de Liubliana en 2020, grupos como Amnistía Internacional dieron la voz de alarma. "La libertad de reunión pacífica con fines de protesta y la libertad de expresión se están poniendo en peligro en Eslovenia", escribió el director nacional de Amnistía.

Por eso la Internacional Progresista se moviliza ahora a Liubliana: para estar junto a nuestros miembros en su lucha por la defensa de las instituciones democráticas del país y por los derechos al trabajo, la salud, la vivienda y el hábitat. Puede que pocos presten atención a las elecciones generales de Eslovenia de este domingo. Pero para Europa, lo que está en juego no podría ser mayor.

Foto: Pedro Szekely/Flickr

Available in
EnglishSpanish
Translator
Maria Inés Cuervo
Date
20.04.2022
Source
Original article

More in Statements

Statements
2020-07-14

Appel: Debtors’ Unions, Reparative Public Goods, and the Future of Finance

Receive the Progressive International briefing
Site and identity: Common Knowledge & Robbie Blundell