Politics

¿Dónde llevará la progresión lineal del Hindutva a la India?

Oculto bajo capas de exigencias políticas durante casi un siglo, el proyecto está ahora a plena vista.
Una nueva idea de la India está a la vista de todos. No es una idea armoniosa, pero está triunfando de momento.
Una nueva idea de la India está a la vista de todos. No es una idea armoniosa, pero está triunfando de momento.

Actualmente hay protestas contra la enmienda de la Ley de Ciudadanía (“Citizenship (Amendment) Act”) y en todo el país y 42 personas han muerto en disturbios en la capital nacional.

En los últimos nueve meses, es decir, el período de inicio del segundo mandato del Primer Ministro Narendra Modi, se ha visto al Hindutva - el nacionalismo hindú - adquirir un nuevo sentido de urgencia. Incluso la hoja de parra del desarrollo es cosa del pasado.

Esta es, en efecto, la verdadera forma del Hindutva, algo que estuvo oculto bajo capas de exigencias políticas durante casi un siglo.

El BJP tiene a Modi al timón, con un cercano segundo al mando con el ministro del interior de Unión, Amit Shah. Una tercera cara de azafrán en el firmamento político es el ministro principal de Uttar Pradesh, Adityanath. Mientras que el Congreso se enfrenta a una grave crisis de liderazgo, el BJP tiene preparada su línea de sucesión.

Sin embargo, hay una diferencia con el BJP del pasado. Si la anterior dirección nacional del BJP tenía al ex hombre fuerte del Hindutva L. K. Advani complementado por el ex primer ministro Atal Bihari Vajpayee -que en muchos sentidos era admirado incluso por los liberales- la actual línea de sucesión no tiene nada que ver con la moderación.

Tenemos el Hindutva trazado en una progresión lineal.

Una mirada al pasado del BJP y su predecesor Jana Sangh despeja cualquier duda. Demos sentido al presente mirando la historia política del Hindutva en las décadas posteriores a la independencia.

Los años 50

En la primera década de la Independencia, nació el Jana Sangh, el afiliado político del RSS (organización paramiltar de derecha). Sus éxitos fueron escasos a pesar de la Partición y sus ansiedades inherentes. El Jana Sangh ganó sólo tres escaños en 1952 y cuatro en 1957. Sus temas favoritos fueron la integración completa de Jammu y Cachemira con la India - el fundador de Jana Sangh, Syama Prasad Mookerjee, murió en una cárcel de Cachemira después de ser arrestado por cruzar sin permiso -, la promoción del hindi y la oposición al sacrificio de vacas.

Pero el éxito no le sonrió al partido. Jawaharlal Nehru se hizo cargo del Congreso y lo condujo hacia una política claramente secular, marginando al líder conservador hindú P.D. Tandon en el proceso. En los estados del norte de la India - donde el Jana Sangh se imaginaba que tenía posibilidades - el Congreso tenía como líderes a campeones del Hindi. Los gobiernos del Congreso también prohibieron el sacrificio de vacas en algunos estados, poniendo el artículo 48 de la constitución, que forma parte de los “Directive Principles of State Policy” (Principios Directivos de la Política Estatal), en funcionamiento.

Los años 60

Exasperado con sus fracasos, el Jana Sangh se embarcó en una política de dos frentes. Buscó hacer causa común con los socialistas, el Partido Swatantra, etc., en el punto anti-Congreso. En las cuatro elecciones parciales de Lok Sabha en los estados del norte de la India en 1963 se presentaron candidatos conjuntos, con cierto éxito. El líder socialista Ram Manohar Lohia fue elegido al Lok Sabha en esta elección.

Paralelamente al punto anti-Congreso, que implicaba cierto compromiso con el núcleo del Hindutva, el Vishwa Hindu Parishad, un afiliado de la RSS fundado en 1964, lanzó un movimiento que pedía una enmienda constitucional que permitiera al Centro prohibir el sacrificio de vacas en todos los estados.

La agitación de 1966 se volvió violenta y algunas personas fueron asesinadas. En las elecciones del Lok Sabha y de la asamblea de 1967 - la última vez que se celebraron conjuntamente - se produjeron ajustes de escaños entre los partidos de la oposición en muchos estados y el Congreso sufrió retrocesos. El Jana Sangh pasó a formar parte de los gobiernos de corta duración del Sanyukta Vidhayak Dal, formados como acuerdos legislativos, en algunas provincias. Al partido le fue razonablemente bien en Uttar Pradesh, donde el movimiento de protección de las vacas también le ayudó.

Los años 70

Para entonces, las tácticas de moderación habían llegado a ocupar una legitimidad dentro del partido, ya que había tenido cierto éxito gracias a ellas. El Jana Sangh y el RSS se unieron al movimiento JP de 1974 contra la corrupción y una crisis económica - el dominio de Indira Gandhi en las encuestas de 1971, a pesar de las alianzas de la oposición, había hecho que esto fuera crucial.

El movimiento empezó en Gujarat y Bihar, y se convirtió en nacional bajo Jaya Prakash Narayan. Indira Gandhi impuso la Emergencia en 1975 -poco después de que el Tribunal Supremo de Allahabad dictaminó que había ganado sus últimas elecciones utilizando medios injustos y el Tribunal Supremo no le ofreciera mucho alivio- y el movimiento JP continuó en la clandestinidad tras el arresto de sus dirigentes.

Este fue el primer encuentro de Jana Sangh con la política de libertad civil. Antes de las elecciones de 1977, el Jana Sangh, los socialistas, el Bharatiya Lok Dal y el Congreso (O) se fusionaron para formar el Partido Janata y derrotaron al Congreso. Vajpayee y Advani se convirtieron en ministros del gobierno de Morarji Desai. Pero las contradicciones ideológicas pronto hicieron que el Partido Janata se dividiera, incluso cuando Indira Gandhi volvió al poder en 1980.

Los años 80

Esta década comenzó mal para el BJP, fundado en 1980 como sucesor del Jana Sangh. Bajo Vajpayee, el BJP hizo del socialismo gandhiano y del legado de JP su credo. Mientras tanto, con la militancia sikh en ascenso y los hindúes en el Punjab siendo los más afectados por ella, Indira Gandhi fue capaz de romper el núcleo de votos de Jana Sangh. Su asesinato en 1984 también provocó una ola de simpatía hacia ella, a pesar de los disturbios en Delhi que mataron a decenas de sijes.

El Congreso bajo Rajiv Gandhi ganó un récord de 415 escaños en las elecciones de 1984 y el BJP de Vajpayee se redujo a dos. Esto marcó un eclipse temporal de Vajpayee y Advani pronto le sucedió como presidente del partido. El VHP, mientras tanto, comenzó el movimiento del templo Ram con una serie deyatras.

Rajiv Gandhi trató de apaciguar los fundamentalismos musulmanes e hindúes revirtiendo el fallo del Tribunal Supremo en el caso Shah Bano mediante la legislación por un lado, y facilitando la apertura de los candados de Ram Janmabhoomi por otro. También fue afectado duramente por la estafa de Bofors. El recién fundado Janata Dal del VP Singh, apoyado desde el exterior por el BJP y los partidos de izquierda, llegó al poder. El BJP por sí solo ganó 85 escaños.

Advani se volvió hacia el Hindutva duro, haciendo declaraciones en apoyo de un templo de Ram en Ayodhya. V.P. Singh anunció la aplicación de las recomendaciones de la Comisión Mandal y, aparentemente en contra de eso, Advani inició el Yatra Ram Rath, atrayendo grandes multitudes pero también polarizando la sociedad hasta tal punto que se produjeron disturbios. El BJP retiró su apoyo al gobierno de V.P. Singh después de que Lalu Prasad, como ministro principal de Bihar, hiciera que Advani fuera arrestado en Samastipur.

Los años 90

El BJP creció con creces en medio de la polarización. Ganó 120 escaños en las elecciones del Lok Sabha de 1991, que vieron al Congreso volver al poder bajo Narasimha Rao. En 1992, la mezquita de Babri fue demolida.

El ascenso del BJP, sin embargo, tuvo sus límites. El partido sólo era poderoso en el norte, centro y oeste de la India y era débil en el sur, el este y el noreste. Ahora necesitaba alianzas para convertir sus mejores cuentas en una mayoría.

En 1995-96, Vajpayee, el rostro moderado, volvió como candidato a primer ministro del BJP. En 1996, el BJP gozo del poder durante 13 días, pero no pudo ganar el voto de confianza. En 1998, el BJP con un gobierno de coalición bajo Vajpayee estuvo en poder durante 13 meses. Y en 1999, el gobierno de Vajpayee llegó al poder con una coalición de más de 20 partidos para un período completo de cinco años.

Lecciones del ascenso del BJP

El BJP pudo convertir su auge Hindutva bajo Advani en una mayoría NDA sólo bajo Vajpayee. La razón: los aliados que tienen votantes musulmanes necesitaban una cara moderada para racionalizar su apoyo al BJP, hecho en gran parte para el poder.

Esto llevó al BJP a adquirir un liderazgo doble: Vajpayee como la cara aceptable y Advani como la línea dura. Pero solo la cara aceptable podía llevarla al poder. En otras palabras, el surgimiento del Hindutva también, paradójicamente, significó su dilución.

Advani no pudo ponerse el traje de Vajpayee a pesar de los intentos de moderación y el BJP no fue capaz de volver al poder bajo su mando en 2009. Ahora, el Congreso parecía estar bien situado, con dos victorias consecutivas bajo Sonia Gandhi en 2004 y 2009.

Sin embargo, la UPA fue afectada por cargos de corrupción en su segundo mandato. La activista social Anna Hazare lideró las protestas públicas en la capital, socavando la legitimidad del gobierno central. Informes adversos del CAG hicieron lo mismo, y los medios de comunicación se mantuvieron críticos con el gobierno.

El vacío y el ascenso de Modi

El vacío así creado tenía que ser llenado por alguien. En este caso, no lo llenó el BJP sino un hombre, Narendra Modi, cuya oratoria pública y maquinaria de relaciones públicas le hicieron parecer un salvador cuando todo era caótico. Su imagen Hindutva adquirió una nueva capa - el líder transformador y sin tonterías.

Este nuevo BJP llegó al poder gracias a la promesa populista de una nueva India y toda moderación fue cosa del pasado. Los partidos regionales estaban dispuestos a trabajar con un BJP sin rostro moderado en una posición de prominencia. La victoria de 2019 fue una reafirmación de que el estado del sentimiento público exigía ahora una retórica hiper-nacionalista con los musulmanes como el “otro” apenas oculto.

Este cambio es el que ha llevado al Hindutva al centro como nunca antes. El segundo gobierno de Modi consiste enteramente de una línea dura sobre Cachemira y sobre la CAA, que muchos ven como discriminatoria hacia los musulmanes.

Las protestas en todos los rincones de la India han sido noticia en los últimos meses. Delhi ha visto los peores disturbios desde 1984, cuando las turbas atacaron localidades musulmanas después de un discurso provocativo del líder del BJP Kapil Mishra. La policía es vista como laxa en la contención de la violencia, lo que ha llevado hasta ahora a casi 40 muertes y mala prensa mundial.

Este es el punto culminante del Hindutva, donde la polarización cultural es la política del día. No hay una voz alternativa dentro del BJP para cualquier otro tono de opinión nacional.

El proyecto del Hindutva nunca ha estado mejor. Por desgracia, la armonía nunca ha estado peor.

Foto: Twitter

Available in
EnglishFrenchGermanSpanishPortuguese (Brazil)Russian
Author
Vikas Pathak
Translator
Tim Swillens
Date
11.05.2020
Source
Original article🔗

More in Politics

Politics

Johanna Bozuwa: Public Services for the Planet

Receive the Progressive International briefing
Privacy PolicyManage Cookies
Site and identity: Common Knowledge & Robbie Blundell