Social Justice

La solidaridad significa desmantelar el sistema en todas partes

Miembrxs del consejo de IP sobre el levantamiento en Estados Unidos y alrededor del mundo.
Un nuevo movimiento de solidaridad está surgiendo. De Los Ángeles a Sao Paulo, de Minneapolis a Londres, “Black Lives Matter” (Las Vidas Negras Importan) es un grito y una demanda que se escucha en todo el mundo.
Un nuevo movimiento de solidaridad está surgiendo. De Los Ángeles a Sao Paulo, de Minneapolis a Londres, “Black Lives Matter” (Las Vidas Negras Importan) es un grito y una demanda que se escucha en todo el mundo.

El mensaje de este movimiento es poderosamente simple: dejen de matar a la gente negra —en sus casas, en las calles y a quienes emigran por el mar a costas más seguras. Sin embargo, en su simplicidad contiene la semilla de una transformación radical en nuestro sistema planetario, rechazando con furia una máquina de despojo racista para dar lugar a la liberación colectiva y comunal en todas partes.

La última década ha presenciado un giro radical en dos direcciones aterradoras: exacerbar los nacionalismos y tomar medidas drásticas. Una nueva cohorte de autoritarixs ha rechazado la cooperación internacional en un retroceso hacia el estado-nación y sus antiguos mitos de la sangre y el suelo. Un nuevo conjunto de tecnologías de vigilancia nos ha hecho retraernos más, reforzando y militarizando el control estatal sobre nuestras comunidades. Además, el inicio de la pandemia del Covid-19 nos ha forzado a un mayor aislamiento, introduciendo en algunos casos la amenaza de un estado de excepción permanente y la ley marcial asociada a él.


En todo el mundo, los movimientos de protesta se están levantando y extendiendo. En las calles de Santiago, lxs jóvenes chilenxs se manifestaron contra las condiciones generalizadas de pobreza, precariedad y violencia policial. En toda la India, millones de activistas se enfrentaron al racismo y a la violencia antimusulmana del gobierno de Modi. Y en el Líbano, lxs manifestantes han desafiado el encierro para exigir sus derechos básicos a la alimentación, el agua, la atención sanitaria y la educación.


Estas son las condiciones planetarias en las que han estallado las protestas a través de los Estados Unidos. Sin embargo, hay algo excepcional en estas protestas —aunque sólo sea que exponen una profunda fisura en la doctrina del “excepcionalismo estadounidense”. No podemos ignorar la particular hipocresía del hegemón, que se jacta ante el mundo de sus “misiones cumplidas” y de las libertades concedidas mientras oprime a sus poblaciones negras, morenas y nativas en su propia tierra. Tampoco debemos pasar por alto la apertura que estas protestas han generado para romper con este poder hegemónico y avanzar hacia un mundo descolonizado y multipolar.


Una apertura es una apertura, no una garantía. Las escenas que han surgido de estas protestas internacionales son las de un sistema en un punto de quiebre. Pero no hay garantía de la dirección que tomará. Sería un grave error subestimar a las fuerzas reaccionarias y su capacidad de aprovechar la oportunidad actual para avanzar en su visión represiva de “LAW & ORDER!” (¡LEY Y ORDEN!), como tuiteó el Presidente Trump tan sucintamente.


Nuestro desafío, ahora y como siempre, es organizarnos: convertir estas expresiones espontáneas de solidaridad en un movimiento internacional duradero para desmantelar las instituciones de violencia estatal racista e investigar los abusos de los Derechos Humanos por parte de los departamentos de policía de los EE.UU., su sistema penitenciario y, en particular, su ejército.


Ese es el motivo por el que fundamos Internacional Progresista: hacer de la solidaridad algo más que un eslogan. Las marchas en ciudades como Auckland y Ámsterdam han enviado una importante señal al gobierno de EE.UU. de que el mundo está observando. Pero ser testigo no es suficiente. Nuestra tarea es demostrar las formas en la que nuestra solidaridad puede superar las fronteras para dar un apoyo significativo a quienes luchan en batallas desiguales en miles de lugares en el mundo entero.


Eso significa aprender de las luchas de unxs y otrxs contra la violencia de estado, como en el caso de lxs activistas libanesxs que compilaron un kit de herramientas para lxs manifestantes en todo EE.UU. Eso significa proporcionar recursos, cuando sea posible, para apoyar a las víctimas de la violencia policial y a sus familias. Y significa identificar nuestros respectivos roles en este sistema planetario, dondequiera que vivamos, y hacer justicia en nuestras propias comunidades.


No toda solidaridad es igual. Con demasiada frecuencia, las expresiones de indignación por lo que está sucediendo "allá" sirven como una máscara para ignorar, descartar o minimizar de alguna manera la violencia ritual que ocurre aquí. Lxs europexs que marchan para desfinanciar a la policía de Minneapolis podrían exigir que sus propios gobiernos dejen de financiar a Frontex, la autoridad fronteriza de la UE responsable de las expulsiones y deportaciones ilegales a lo largo del Mediterráneo.


Lo mismo ocurre en la dirección opuesta. La expansión del imperio estadounidense mediante la financiación ilimitada de su complejo militar-industrial ha provocado un efecto bumerán en el país mismo, armando las fuerzas policiales locales con el mismo equipo que los EE.UU. ha desplegado en sus interminables guerras en el extranjero. Para que las protestas en los Estados Unidos den lugar a un nuevo sentido de solidaridad entre sus ciudadanxs, deben extenderse a todas las poblaciones que han sufrido la agresión imperial de los Estados Unidos y la ocupación sostenida, especialmente a las poblaciones nativas sobre cuyo despojo se fundó la propia nación.


La infraestructura de la policía racista ya es internacional. Los organismos encargados de hacer cumplir la ley en los Estados Unidos son entrenados por el ejército israelí. Lxs productorxs de armas de EE.UU. suministran a las fuerzas policiales en todo Brasil. Las empresas estadounidenses proporcionan al gobierno indio tecnología de vigilancia. Y los métodos estadounidenses de stop-and-frisk (detención y registro) en barrios de minorías se han exportado a todo el mundo.


La tarea de nuestra Internacional Progresista es hacer un balance de esta infraestructura internacional —escuchar a lxs activistas y organizadorxs que han dedicado sus vidas a esta lucha— y trabajar con ellxs para desmantelarla: ladrillo por ladrillo, dólar por dólar, departamento de policía por departamento de policía.

Lista de firmantes:

Noam Chomsky es considerado el fundador de la lingüística moderna. Ha recibido numerosos premios, entre ellos el Premio Kyoto de Ciencias Básicas, la Medalla Helmholtz y la Medalla Ben Franklin de Informática y Ciencias Cognitivas. Chomsky se incorporó a la UA en otoño de 2017, procedente del Instituto de Tecnología de Massachusetts, donde trabajó desde 1955 y fue profesor del Instituto, más tarde profesor emérito del Instituto.

Hilda Heine es senadora por el atolón de Aur, República de las Islas Marshall (RIM). Fue Presidenta de la RIM de 2016 a 2020, y antes de eso Ministra de Educación. Como Presidenta de la RIM, Heine llevó el tema del cambio climático, una amenaza existencial para los pueblos de las Islas Marshall y otros que se encuentran en situaciones similares, al escenario internacional para compartir la historia y aumentar la conciencia de otros sobre la RIM y las dificultades que enfrenta debido al cambio climático.

Ece Temelkuran es una de las novelistas y comentaristas políticas más conocidas de Turquía, y aparece en The Guardian, el New York Times, New Statesman y Der Spiegel. Su reciente novela Women Who Blow on Knots ganó el Primer Premio del Libro del Festival Internacional del Libro de Edimburgo de 2017. Recibió el Premio PEN Translate, el Premio Nuevo Embajador de Europa y la "Ciudadanía Honoraria" de la ciudad de Palermo por su trabajo a favor de las voces oprimidas.

Gael García Bernal es actor. Empezó a actuar en producciones teatrales con sus padres en México y luego estudió en el Central School for Speech and Drama en Londres. Es el fundador y director de Ambulante, un festival de cine documental sin ánimo de lucro que promociona documentales en México y en el extranjero. Recientemente abrió su nueva productora, La Corriente del Golfo, junto con Diego Luna.

Áurea Carolina es diputada federal por el Estado de Minas Gerais (Brazil), afiliada al partido Socialismo y Libertad (PSOL). Cursó los másters de Género e Igualdad de la Universitat Autònoma de Barcelona (España) y Ciencia Política en la Universidad Federal de Minas Gerais (Brasil). Es parte del movimiento municipalista Muitas, #partidA (un partido informal compuesto por mujeres electas) y la red Ocupa Política (dedicada al soporte de la ocupación de políticas institucionales por activistas progresistas). Junto con Andréia de Jesús (diputada por el Estado de Minas Gerais), Bella Gonçalves y Cida Falabella (ambas concejalas de Belo Horizonte) forman parte de “Gabinetona”, un foro donde cuatro cargos parlamentarios trabajan colectivamente.

Celso Amorim es el diplomático que ha servido como Ministro de Asuntos Exteriores por más tiempo en Brasil (1993-1994 y 2003-2010). También ha servido como Ministro de Defensa (2011-2014). Actualmente sigue activo como académico y figura pública, ha escrito varios libros y artículos sobre temas que van desde política exterior hasta cultura.

Renata Ávila es una abogada internacional especializada en derechos humanos. Estudia en el Center for Comparative Studies in Race and Ethnicity con la beca 2020 Stanford Race and Technology. Es miembro de la Junta de Creative Commons, the Common Action Forum, Cities for Digital Rights, Article 19 Mexico & Central America, y Global Trustee of Digital Future Society. También es miembro de la Coordinadora de DiEM25.

Srećko Horvat es filósofo. Ha sido activista en muchos movimientos a lo largo de las últimas dos décadas. Cofundó Subversive Festival en Zagreb y, junto con Yanis Varoufakis, fundaron DiEM25. Publicó más de una docena de libros traducidos a 15 lenguas, más recientemente ha publicado Poetry from the Future, Subversion!, The Radicality of Love y What Does Europe Want?

Scott Ludlam es escritor, activista y ex senador de los Verdes australianos. Trabajó en el Parlamento de 2008 a 2017, y como co-líder de su partido de 2015 a 2017. Actualmente trabaja como investigador independiente y alborotador, mientras escribe ocasionalmente para Meanjin, The Monthly, Junkee y The Guardian.

Carola Rackete estudió ciencias náuticas en Elsfleth y gestión de la conservación en Ormskirk, Inglaterra. Ha estado trabajando principalmente en buques de investigación polar y pasó ocho temporadas en la Antártida. Desde 2016, ha sido voluntaria en barcos y aviones de ONG en el Mediterráneo central y, como capitana del SEA-WATCH 3, fue arrestada en 2019 por arribar a un puerto italiano para proteger a un grupo de refugiados rescatados.

Yanis Varoufakis es miembro del Parlamento Helénico y Secretario General de MeRA25. Es cofundador de DiEM25 y ex ministro de finanzas de Grecia. Es autor de varios libros, incluidos Adultos en la sala y ¿Y los débiles sufren lo que deben?

John McDonnell es Miembro del Parlamento por Hayes and Harlington. Desde 2015 hasta 2020 sirvió como Shadow Chancellor of the Exchequer bajo el liderazgo de Jeremy Corbyn.

Andrés Arauz es ex Ministro de Conocimiento y Talento Humano de Ecuador y exdirector general del Banco Central. Es uno de los miembros fundadores del Observatorio de la Dolarización y exmiembro de la Junta del emergente Banco del Sur. Tiene una amplia experiencia en el sector de la gobernanza en tecnología, contratación pública, desarrollo de planificación macroeconómica, arbitraje de inversión y regulación financiera. Actualmente reside en Ciudad de México como doctorando becado en la Universidad Autónoma de México (UNAM).

Alicia Castro es una diplomática Argentina. Sirvió como embajadora de Argentina en Gran Bretaña desde 2012 hasta 2016. Después de esto, luego sirvió en la embajada de Venezuela y Diputada Nacional por la Provincia de Buenos Aires. Castro ha sido Secretaria General de la Asociación Argentina de Aeronavegantes y fundadora del Movimiento de los Trabajadores Argentinos (MTA).

David Adler es el Coordinador General de la Internacional Progresista

Aruna Roy es una activista política y social india que cofundó el Mazdoor Kisan Shakti Sangathan, una organización de base con sede en el Rajastán rural.

Nikhil Dey es un destacado activista social indio y cofundador del Mazdoor Kisan Shakti Sangathan (MKSS). MKSS es una organización popular y parte del creciente proceso político no partidista en la India. El MKSS trabaja con lxs trabajadorxs y campesinxs de las aldeas de Rajastán Central para fortalecer los procesos democráticos participativos, de modo que los ciudadanos comunes puedan vivir sus vidas con dignidad y justicia

Ertugrul Kürkçü es Presidente Honorario del Peoples’ Democratic Party. Pasó 14 años en prisión por su activismo político en Turquía, después de lo cual trabajó como Editor en Jefe para la ‘Encyclopedia of Socialism and Social Struggles’. Fue uno de los fundadores del Freedom and Solidarity Party, el primer partido de izquierda unificado de Turquía, en 1996. Fue elegido en el parlamento por primera vez en 1997 y luego con el HDP en las elecciones generales de 2015 y 2017.

Nick Estes es ciudadano de la Lower Brule Sioux Tribe. Es Profesor Asistente en la American Studies Department en la Universidad de Nuevo México. En 2014 cofundó The Red Nation, una organización de resistencia indígena. En 2017-2018 fue becario American Democracy en el Charles Warren Center for Studies in American History en la Universidad de Harvard. Estes es miembro de la Oak Lake Writers Society, una red de escritores indígenas comprometidos con defender y avanzar en la soberanía de los Oceti Sakowin (Dakota, Nakota, and Lakota), su cultura e historia.

Paola Vega es una congresista costarricense. Es la presidenta del Comité de Medio Ambiente y miembro del Comité Económico y de la Mujer. Sus principales objetivos en materia de medio ambiente son cambiar el consumo de plástico, aprobar una nueva y moderna ley de aguas, prohibir la exploración y explotación de gas y petróleo, evolucionar hacia prácticas de pesca sostenibles y promover las empresas ecológicas y las economías circulares.

Elizabeth Gómez Alcorta es la Ministra de la Mujer, Género y Diversidad de Argentina. Anteriormente, ejerció la abogacía durante más de veinte años, representando a las víctimas del terrorismo de Estado y a los presos políticos. También es profesora de la Universidad de Buenos Aires, donde enseña derecho penal. Ha publicado numerosos artículos sobre derecho penal, derechos humanos y género. Es licenciada en derecho por la Universidad de Buenos Aires y ha realizado estudios de posgrado en derecho, sociología y ciencias políticas.

Álvaro García-Linera es un político boliviano de Cochabamba. Dirigió el Ejército Guerrillero Túpac Katari, un grupo rebelde indigenista, a principios del la década de 1990 y fue encarcelado de 1992 a 1997. En 2005 fue elegido Vicepresidente de Bolivia, cargo que ocupara hasta su renuncia en noviembre de 2019.

Rafael Correa es el ex Presidente Constitucional de la República de Ecuador (2007-2017) y presidente del Instituto de Pensamiento Político y Económico Eloy Alfaro (IPPE). Es doctorado en Economía por la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign y tiene el título de maestría en Economía por la Universidad Católica de Louvain-la-Neuve, Bélgica. Se graduó en economía en la Universidad Católica de Santiago de Guayaquil, Ecuador.

Photo: Marco Grasso

Available in
EnglishGermanSpanishFrenchPortuguese (Portugal)Portuguese (Brazil)RussianItalian (Standard)
Translators
Tim Swillens, Francisco Domínguez and Maria Inés Cuervo
Date
05.06.2020

More in Social Justice

Social Justice

Azmanova & Galbraith: Disaster Capitalism or the Green New Deal

Receive the Progressive International briefing
Privacy PolicyManage Cookies
Site and identity: Common Knowledge & Robbie Blundell