Politics

Miles protestan contra la anexión. ¿Pero es suficiente?

El Primer Ministro israelí Benjamin Netanyahu y su gobierno se enfrentan al rechazo en los planes de anexar, a principios del próximo mes, amplias áreas de la Cisjordania ocupada.
Manifestantes israelíes y palestinxs salieron a las calles durante el fin de semana para manifestar su oposición a estos planes.
Manifestantes israelíes y palestinxs salieron a las calles durante el fin de semana para manifestar su oposición a estos planes.

Miles de manifestantes se reunieron en Tel Aviv el 6 de junio en una manifestación organizada por activistas de izquierda y ONGs en Israel, bajo el lema "No a la anexión, no a la ocupación, sí a la paz y la democracia".

Algunxs manifestantes agitaban banderas palestinas, mientras que otrxs llevaban carteles que decían "Palestinian Lives Matter" y "Basta de apartheid". Lxs manifestantes usaban máscaras y mantenían las distancias entre sí, en un esfuerzo por prevenir la propagación del coronavirus.

Hacia el final de la manifestación, los medios israelíes reportaron que la policía se enfrentó a un pequeño grupo de manifestantes, arrestando violentamente al menos a cinco personas y agrediendo a un fotógrafo de Haaretz.

El senador estadounidense Bernie Sanders se dirigió a lxs manifestantes en un discurso grabado en vídeo, diciendo "nunca ha sido más importante defender la justicia y luchar por el futuro que todxs merecemos".

" Es nuestra responsabilidad enfrentarnos a los líderes autoritarixs y construir un futuro pacífico para cada palestinx y cada israelí", dijo.

El jefe de la Lista Conjunta Ayman Odeh dijo a la multitud, "estamos en una encrucijada. Un camino conduce a una sociedad conjunta con una auténtica democracia, igualdad civil y nacional para los ciudadanos árabes ... El segundo camino conduce al odio, la violencia, la anexión y el apartheid", informó Haaretz.

La manifestación tuvo una amplia cobertura en los medios de comunicación israelíes y palestinos, que señalaron el evento como una de las primeras actuaciones enérgicas de la izquierda israelí en un tiempo, en medio de años de ser marginada por la creciente derecha en Israel.

Sin embargo, muchxs destacaron el hecho de que las encuestas muestran que alrededor de la mitad de lxs israelíes en realidad apoyan la anexión, y que una protesta de ese tipo en el pasado habría atraído a decenas de miles de manifestantes.

En un editorial para Haaretz, el periodista israelí Chemi Shalev comentó la yuxtaposición de estas protestas con el movimiento Black Lives Matter en los EE.UU., escribiendo:

"Una diferencia evidente es innegable: La mayoría de la opinión pública estadounidense reconoce ahora la legitimidad de los agravios a lxs negrxs, mientras que la mayoría de lxs israelíes ‒incluida la mayor parte del centro-izquierda judío‒ sigue considerando a lxs palestinxs, al menos a lxs que están más allá de la antigua Línea Verde, como un enemigx mortal empeñadx en la destrucción de su país.

"Lxs israelíes liberales pueden oponerse a la ocupación en principio, pero su simpatía por la difícil situación de lxs palestinxs en Cisjordania y Gaza es limitada, por decir lo menos", continuó Shalev.

"La mayoría de lxs israelíes, incluidxs lxs de centro-izquierda, ven la anexión como una sentencia de muerte para la solución de los dos estados, lo que consideran como el único camino que evitaría que Israel se convierta en un estado de apartheid o binacional. Pueden oponerse al primero por motivos morales, pero aborrecen el segundo porque en última instancia supondría el cumplimiento de la demanda general de sus homólogxs estadounidenses: la igualdad de derechos, incluido el derecho al voto que es visto como una sentencia de muerte para el ‘Estado judío’ con el que siguen identificándose", escribió.

La protesta en Tel Aviv se produjo solo días después de que la administración Trump, según se informa, pidiera a Netanyahu que "retrasara enormemente el proceso" de anexión en medio de la actual crisis del coronavirus y de las protestas de Black Lives Matter que abruman a su gobierno en los Estados Unidos.

El Canal 13 de Israel citó a altos funcionarios israelíes diciendo que durante una conferencia telefónica con sus homólogxs estadounidenses, el yerno y asesor principal de Trump, Jared Kushner, instó a Netanyahu a "minimizar el entusiasmo" por la anexión.

En las últimas semanas Netanyahu ha estado redoblando sus promesas de anexión, fijando el 1 de julio como fecha límite para iniciar el proceso, lo que ha sido ampliamente condenado por la comunidad internacional como una grave violación del derecho internacional.

Según los informes de los medios de comunicación israelíes, el primer paso en el proceso sería la anexión unilateral de 132 asentamientos ilegales en Cisjordania, donde se estima que viven 450.000 colonos israelíes.

El resto del territorio prometido a Israel por el plan de paz de Trump, que constituye casi el 30 por ciento de toda Cisjordania, sería anexado en una fecha posterior una vez que la división territorial sea acordada por un "comité de cartografía" conjunto de EE.UU. e Israel.

Lxs líderes palestinxs se han opuesto abierta e implacablemente a estos planes, con el presidente palestino Mahmoud Abbas anunciando el mes pasado el fin de todos los acuerdos con Israel y los EE.UU. debido a los planes de anexión de Israel.

El negociador principal de la OLP, Saeb Erekat, ha pedido a la comunidad internacional que imponga sanciones a Israel con motivo de sus intentos de anexión, diciendo que "los países, alianzas y bloques deben revisar sistemáticamente todos los acuerdos firmados con Israel, para asegurarse de que no contribuyen a la ocupación y dominación de las tierras y vidas palestinas".

Se supone que las tensiones entre Israel y la AP aumentarán a medida que se acerque el 1 de julio, y muchxs anticipan protestas y enfrentamientos generalizados en todo el territorio ocupado.

Available in
EnglishSpanishPortuguese (Portugal)Portuguese (Brazil)GermanFrenchRussian
Author
Yumna Patel
Translators
Nora Bendersky and Maria Inés Cuervo
Date
15.06.2020
Source
Original article🔗

More in Politics

Politics

Johanna Bozuwa: Public Services for the Planet

Receive the Progressive International briefing
Privacy PolicyManage Cookies
Site and identity: Common Knowledge & Robbie Blundell