Politics

Anexión: ¿Qué pasó exactamente?

Cada día que pasa, la perspectiva de la anexión y lo que ésta significa para lxs palestinxs que viven bajo la ocupación se vuelve más y más incierta.
Mientras el mundo se preparaba para protestas masivas contra esta política, el anuncio oficial de anexión del primer ministro israelí Benjamin Netanyahu nunca se materializó, dejando a muchos preguntándose ¿qué pasa ahora?
Mientras el mundo se preparaba para protestas masivas contra esta política, el anuncio oficial de anexión del primer ministro israelí Benjamin Netanyahu nunca se materializó, dejando a muchos preguntándose ¿qué pasa ahora?

Lxs analistas han citado varias razones para el aplazamiento de la anexión: la presión internacional, las enemistades políticas internas en Israel y la pandemia de coronavirus, por nombrar algunas.

Sin embargo, independientemente de que la anexión se haya declarado oficialmente o no, la ocupación israelí de Cisjordania continúa, con docenas de informes en los últimos días indicando un aumento de las violaciones israelíes en el territorio ocupado.

Han continuado las detenciones en medio de la noche, las confiscaciones de tierras y los ataques de colonxs, y en los últimos días han aparecido varios informes sobre intentos por parte de lxs colonxs de crear nuevos asentamientos en toda Cisjordania.

Cada día que pasa, la perspectiva de anexión y lo que ésta significa para lxs palestinxs que viven bajo la ocupación se vuelve más y más incierta. ¿Qué pasó exactamente y qué va a pasar en el futuro próximo? Respondemos algunas de sus preguntas aquí.

¿Qué pasó el 1 de julio?

Durante meses, el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu ha estado anunciando el 1 de julio como la fecha en que comenzaría a anexar grandes franjas de Cisjordania, empezando por los cientos de asentamientos en la Cisjordania y el Valle del Jordán.

Pero a medida que se acercaba la fecha, Netanyahu comenzó a hablar de anexión a una menor escala, diciendo que sólo comenzaría con los tres asentamientos más grandes de Cisjordania: Ma'ale Adumim, Gush Etzion y Ariel.

Solo unos días antes del 1 de julio, el socio de coalición de Netanyahu, Benny Gantz, comenzó a suavizar su retórica sobre la anexión, socavando directamente la narrativa de Netanyahu.

Además de expresar su oposición a la anexión unilateral, Gantz dijo que el 1 de julio no era una "fecha sagrada" para la anexión, y expresó su apoyo para que por el momento se dé prioridad a la actual crisis de Covid-19 por encima de la anexión.

"Es cierto, el 1 de julio nunca fue una fecha sagrada grabada en piedra", dijo Diana Buttu, analista política palestina y ex asesora del entonces presidente de la OLP Mahmoud Abbas, a Mondoweiss.

"La razón por la que todo el mundo estaba tan obsesionado con esa fecha, era porque esa era la fecha en la que Israel podía empezar a presentar proyectos de ley sobre la anexión ante la Knesset", afirmó. "No estaba grabada en piedra, pero era la fecha en la que podían empezar el proceso".

Además de las luchas internas dentro del gobierno de Netanyahu, y de la falta de un plan real por parte de Netanyahu acerca de cómo llevar a cabo la anexión, Buttu señaló que el retraso podría atribuirse en parte a la creciente presión internacional sobre Israel para detener la anexión.

"Toda la presión internacional está ayudando, en el sentido en que que es la primera vez que se presta especial atención a las acciones de Israel; existe una condena unánime a nivel mundial, y es la primera vez que vemos que la gente hace hincapié en cómo es la vida para lxs palestinxs en el Valle del Jordán y otras zonas previstas para la anexión", señaló.

¿Se producirá la anexión?

La falta de un anuncio oficial por parte de Netanyahu el 1 de julio, junto con la creciente presión de la comunidad internacional y las amenazas de la Autoridad Palestina (PA) de relevarse de sus obligaciones, ha hecho que muchas personas se pregunten si la anexión se va a producir.

Lxs críticxs dicen que la anexión no es una cuestión de si, sino de cuándo.

"La anexión ha sido una prioridad fundamental del gobierno de Israel, que está ansioso por aprovechar la luz verde del Presidente Trump con su ‘acuerdo del siglo''', dijo la académica y activista palestina-estadounidense Noura Erakat a NowThis.

Con el mandato de Trump potencialmente llegando a su fin en noviembre, lxs analistas han especulado que Netanyahu podría verse presionado para avanzar con una anexión al menos parcial antes de las elecciones de noviembre en los Estados Unidos.

Incluso si Trump es derrotado por el líder demócrata Joe Biden, Buttu no prevé que la anexión sea abandonada.

"Creo que Netanyahu está observando la 'alineación política de las estrellas' con dos puntos en mente", dijo Buttu a Mondoweiss.

"Uno es que tenemos las elecciones estadounidenses por delante. Pero incluso si Trump es derrotado, no creo que Biden deseche la anexión, particularmente si es una anexión a 'pequeña escala', por ejemplo la anexión de los asentamientos", afirmó.

"Además, con Alemania ahora encabezando el consejo de seguridad de la ONU, la probabilidad de que Alemania presione para que se condene o sancione a Israel por la anexión es escasa, y Netanyahu lo sabe", agregó Buttu.

¿Cómo será la anexión?

Muchxs palestinxs sostienen que si bien la anexión formal no fue reconocida el 1 de julio, los sistemas de apartheid y la " anexión de facto" llevan décadas existiendo en Cisjordania.

"Lo que está sucediendo ahora es el resultado de décadas de nefasta política estadounidense en el Medio Oriente", dijo Erakat a NowThis. "Trump y Netanyahu están planeando promulgar una anexión de jure u oficial. Pero en realidad este robo de tierras ya existe a través de la anexión de facto."

Erakat criticó el inequívoco apoyo diplomático, militar y financiero que los Estados Unidos han dado a Israel a lo largo de los años, a pesar de las constantes violaciones del derecho internacional por parte de Israel. Este apoyo continuo frente a las flagrantes violaciones ha permitido a Israel "expandir y afianzar su extensa empresa de colonización", señaló Erakat.

Desde 1967, Israel ha anexado unilateralmente Jerusalén Oriental y la Meseta del Golán, un crimen de guerra según el derecho internacional, y también ha seguido ocupando ilegalmente Cisjordania y sitiando Gaza.

Como resultado de ello, lxs palestinxs que viven en esas zonas han estado sujetxs durante décadas a políticas israelíes que afectan su vida cotidiana. Cuestiones básicas como la posibilidad de construir su casa, cultivar su tierra o viajar entre los distintos territorios requieren el permiso israelí.

A pesar de estar sujetxs al gobierno israelí, millones de palestinxs no gozan de derechos civiles básicos como la ciudadanía o el derecho al voto, que les permitirían participar en el sistema que controla sus vidas.

Sin embargo, el hecho de que la anexión de facto ya esté en vigor no significa que la anexión formal no implique cambios en el terreno, advirtió Buttu.

"¿Que si creo que la anexión va a cambiar la situación en la práctica? Sí, lo creo", dijo Buttu, y añadió que aunque "aún no estemos segurxs de cómo se va a llevar a cabo la anexión, o de cómo será, ésta formalizará el apartheid y como resultado habrá repercusiones".

Una consecuencia potencialmente devastadora de la anexión que teme Buttu es un regreso a la política anterior a Oslo que permitía a Israel revocar los derechos de residencia de lxs palestinxs que viven en Cisjordania o Jerusalén Oriental.

"Eso podría suceder y es aterrador", señaló. "Además de eso, creo que Israel va a dar libertad a lxs colonxs, el ejército no hará nada para controlarlxs; preveo una mayor confiscación de tierras y los asentamientos se construirán y se extenderán como un incendio forestal". "Esa es la diferencia entre la anexión y la no anexión".

¿Qué pasará mientras tanto?

Mientras el mundo espera que la anexión se produzca, Israel continúa con sus políticas de ocupación en toda Cisjordania y muchxs palestinxs expresan su preocupación por el hecho de que las cosas ya están empeorando desde el 1 de julio.

En la misma mañana del "día de la anexión", las fuerzas israelíes hicieron una redada en la ciudad de Ramala, la "capital" política de facto de la AP, y arrestaron al menos a tres jóvenes palestinxs, entre ellxs dos mujeres.

El viernes, docenas de palestinxs resultaron heridxs durante las protestas contra la anexión, varixs pescadores de Gaza fueron detenidxs mientras pescaban en la costa, y el ejército israelí siguió demoliendo hogares y estructuras agrícolas palestinas en todo el territorio.

Desde el 1 de julio, los medios de comunicación y lxs activistas locales han observado un incremento en la violencia de lxs colonxs contra lxs palestinxs, e intentos por confiscar tierras palestinas y establecer nuevos asentamientos.

Tan solo en los dos últimos días se han registrado incidentes de este tipo en los distritos de Belén, Hebrón y Nablus.

Si bien la anexión ha atraído la atención mundial hacia la ocupación de Cisjordania, muchxs palestinxs han expresado su preocupación por el hecho de que si Israel detiene temporalmente la anexión, la comunidad internacional sucumbirá a una falsa sensación de logro y volverá a los días de complicidad con la ocupación ilegal por parte de Israel.

"Eso es exactamente lo que me preocupa", declaró Buttu a Mondoweiss. "Todavía no hemos visto a la comunidad internacional darse palmadas en la espalda, pero eso se debe también a que todavía no hemos oído la declaración oficial de Netanyahu diciendo que no va a seguir adelante con la anexión".

"Ahora que se ha abierto la puerta para enfocarse en la anexión, tenemos que promoverla y mostrar a la gente cómo Israel está utilizando la anexión progresiva, o anexión de facto. Esta es la primera vez que algunxs diplomáticxs incluso escuchan esos términos, así que tenemos que estar continuamente destacándolos", señaló.

Por ahora, lxs activistas y dirigentes palestinxs están aprovechando este momento no sólo para advertir contra la anexión, sino para presentar nuevas ideas y visiones para la paz, a medida que más y más personas aceptan la realidad de que la solución de los dos estados está esencialmente muerta.

Tras años de luchas políticas internas, las facciones políticas palestinas opuestas, Hamas y Fatah, se unieron el jueves y prometieron trabajar conjuntamente para luchar contra la anexión.

Mientras tanto, la discusión sobre el futuro de una solución basada en un solo estado se está convirtiendo en algo cada vez más convencional, incluso dentro de los más altos rangos del gobierno palestino.

Yumna Patel es corresponsal en Palestina para Mondoweiss.

Foto: Mr. Kate, Wikimedia.

Available in
EnglishGermanFrenchPortuguese (Brazil)Portuguese (Portugal)SpanishArabicTurkish
Author
Yumna Patel
Translators
Nora Bendersky and Paola Andrea Torres Amaya
Date
10.07.2020
Source
Original article🔗

More in Politics

Politics

Johanna Bozuwa: Public Services for the Planet

Receive the Progressive International briefing
Privacy PolicyManage Cookies
Site and identity: Common Knowledge & Robbie Blundell