Statements

Ne davimo Beograd: Un levantamiento en Serbia

El gobierno serbio está reprimiendo violentamente las protestas contra su gestión de la crisis de Covid-19.
Lxs activistas en Serbia piden el apoyo de las fuerzas progresistas de todo el mundo en su lucha contra el Presidente Aleksandar Vučić y la brutalidad policial que su gobierno ha desatado sobre lxs ciudadanxs al levantarse para exigir su derecho a la atención sanitaria y una vida digna.
Lxs activistas en Serbia piden el apoyo de las fuerzas progresistas de todo el mundo en su lucha contra el Presidente Aleksandar Vučić y la brutalidad policial que su gobierno ha desatado sobre lxs ciudadanxs al levantarse para exigir su derecho a la atención sanitaria y una vida digna.

En respuesta a la imposición de un nuevo toque de queda policial en Serbia, lxs ciudadanxs comenzaron a reunirse frente a la Asamblea Nacional, respetando medidas como el uso de máscaras protectoras. Vinieron a protestar por la respuesta fallida del gobierno a la crisis del coronavirus, pero también por sus constantes mentiras al público sobre el estado de la pandemia para defender los intereses políticos.

belgrade protest

Estos intereses se centraron en las elecciones nacionales del 21 de junio, unas elecciones celebradas en medio de una pandemia bajo la falsa pretensión de que Vučić había contenido con éxito el virus en Serbia. La desinformación no fue una sorpresa: Serbia es ampliamente reconocida como un régimen político híbrido, donde las elecciones no cumplen los requisitos democráticos básicos. Sin embargo, el comportamiento descaradamente autoritario y, en el contexto de la pandemia, abiertamente asesino del gobierno ha provocado una fuerte reacción.

En Serbia la gente se está muriendo como consecuencia de la irresponsabilidad del gobierno. La capacidad de los hospitales está llegando a su límite, el número de pacientes con Covid-19 está creciendo, el equipo de protección es escaso y lxs médicxs y enfermerxs se están infectando. Estamos ahora en el séptimo mes de la pandemia y, debido a la campaña electoral, el Covid-19 se está extendiendo rápidamente por los pueblos de Serbia, con una capacidad médica aún menor que las ciudades.

Estas fallas han erosionado la confianza en un sistema público que ya estaba en fuerte caída, un sistema que Vučić ha utilizado para reprimir la disidencia ciudadana: desde mediados de marzo hasta mediados de mayo, el gobierno anunció un "estado de emergencia", imponiendo toques de queda para todos lxs ciudadanxs y restricciones para que lxs ciudadanxs mayores abandonen sus casas. Tales restricciones se levantaron repentinamente el mes pasado, en aras de fingir que estábamos "de vuelta a la normalidad" antes de las elecciones del 21 de junio. Por ejemplo, incluso las puertas de los estadios de fútbol se abrieron para que lxs aficionadxs vieran los partidos de fútbol y, por supuesto, también se permitieron las concentraciones públicas. Mientras tanto, una investigación reciente descubrió que el gobierno había estado mintiendo sobre el número de casos confirmados de Covid-19 y el número de personas que desafortunadamente fallecieron a causa de la enfermedad en los cuatro meses anteriores. Querían mostrarse exitosos en la protección de lxs ciudadanxs para obtener apoyo en las elecciones.

Ahora, lxs ciudadanxs se están levantando contra el gobierno. Gritos como "¡Padre, esto es para ti!", una referencia al padre de unx manifestante que murió a causa de Covid-19, pueden oírse mientras marchan. En respuesta, el gobierno ha tomado medidas drásticas, violentas y brutales. Las calles de Belgrado se convirtieron en una zona de guerra para sus ciudadanxs, en la que policías uniformadxs y agentes de policía vestidxs de civil golpean a lxs ciudadanxs y lanzan enormes cantidades de gases lacrimógenos, mientras se infiltran fascistas y matones para inducir aún más violencia.

Lamentablemente, en lugar de un gobierno responsable que admite sus errores, lxs ciudadanxs de Serbia se enfrentan a un gobierno antidemocrático que miente y difunde acusaciones falsas, como la del presidente de Serbia y el Ministerio del Interior que lxs ciudadanxs han lanzado gases lacrimógenos a la policía.

Seguiremos luchando aquí en Serbia, tanto contra el régimen autocrático como contra lxs fascistas. Su solidaridad será clave para nuestra victoria.

El Movimiento Político Ne davimo Beograd (en español: "No abandones/dejes que se ahogue Belgrado"), miembro de la Internacional Progresista.

Foto: OakMapping, Wikimedia

Ayúdanos a construir la Agencia

La Agencia es la única red mundial de publicaciones progresistas y perspectivas comunitarias.

En solo cuatro meses, la Agencia ha amplificado y dado voz a más de 40 artículos de las principales publicaciones progresistas de todo el mundo, traduciendo cada uno a al menos seis idiomas, y llevando las luchas de los pueblos indígenas del Amazonas, los palestinos en Gaza, las feministas en Senegal, entre otras, a una audiencia global.

Con más de 150 traductorxs y un equipo editorial en crecimiento, confiamos en nuestrxs colaboradorxs para seguir difundiendo estas historias de las luchas comunitarias y para configurarnos como un servicio de difusión para las fuerzas progresistas del mundo.

Ayúdanos a construir esta misión. Dona a la Agencia.

Support
Available in
EnglishFrenchPortuguese (Brazil)SpanishGermanRussianPortuguese (Portugal)
Translators
Tim Swillens and Maria Inés Cuervo
Date
11.07.2020

More in Statements

Statements

Jakema & Davis: Debt & Gender in Sierra Leone

Receive the Progressive International briefing
Privacy PolicyManage Cookies
Site and identity: Common Knowledge & Robbie Blundell