Social Justice

Alimentando a la ciudad china

Entrevistas con repartidorxs de comida a domicilio en China, traducidas por primera vez desde que la historia de su lucha se hizo viral en WeChat.
Lxs repartidorxs de comida a domicilio son la piedra angular que sostiene un mercado que genera cerca de 300 mil millones de Yuanes cada año en China. La pandemia de Covid-19 ha empeorado sus ya difíciles condiciones laborales, pero también ha impulsado movilizaciones espontáneas a través de plataformas de Internet y redes de ayuda mutua.
Lxs repartidorxs de comida a domicilio son la piedra angular que sostiene un mercado que genera cerca de 300 mil millones de Yuanes cada año en China. La pandemia de Covid-19 ha empeorado sus ya difíciles condiciones laborales, pero también ha impulsado movilizaciones espontáneas a través de plataformas de Internet y redes de ayuda mutua.

La pandemia de Covid-19 que estalló en China a principios del año ha sido una prueba sin precedentes para nuestro país. Por todo el país, las "rígidas" medidas de confinamiento han minimizado el riesgo de infección cruzada de personas que se mueven y se reúnen en multitudes.

Sin embargo, para que lxs residentes acaten las órdenes (de confinamiento) del gobierno y se queden cómodamente en casa combatiendo el virus, lxs trabajadorxs sociales, repartidorxs de comida a domicilio y mensajerxs exprés han tenido que asumir un mayor riesgo y mayores cargas de trabajo para garantizar las necesidades materiales básicas de todxs lxs residentes.

Según informes, justo cuando las fábricas y escuelas cerraron en todo el país y los restaurantes empezaron a recibir solo pedidos a domicilio, el país entero todavía tenía 700.000 repartidorxs de alimentos en sus puestos, lo que facilitaba la vida de las personas.

¿Qué significa convertirse en unx soldado de infantería de este ejército de millones? ¿Quién sabe de las dichas y penas de la vida entre ellxs? Nos conectamos con Guo Yongqiang, de Shanghai, después de haber sido introducidos por la Alianza de Trabajadorxs de Reparto a Domicilio . Yongqiang a su vez invitó al "Hermano Long" de Lujiazui (Lokatse, en Pudong). A finales de abril, nuestro Equipo de Entrevistas a Trabajadorxs de Reparto Comida a Domicilio habló con ellxs.

"Lxs repartidorxs de comida a domicilio en esta sesión de entrevistas incluyen una persona en sus treintas (Hermano Long), de figura robusta y rostro rojizo, quien durante nuestra conversación demostró energía y fervor. Siendo padre, parece albergar muchos deseos sobre lo que quiere lograr en vida. La otra persona era un hombre joven alto y larguirucho en sus veintes (Yongqiang) de Gansu. Cuando entró en el salón, su indumentaria arreglada y cuidada —desde su chaqueta cortaviento y su camisa hasta sus zapatos de cuero— me causaron una gran sensación de asombro. No parecía el típico repartidor de comida a domicilio. Más adelante, descubrí que había conseguido un trabajo como guardia de seguridad por un tiempo mientras seguía administrando el grupo de chat de repartidorxs de comida a domicilio en WeChat. Este es un hombre joven que dejó su hogar para abrirse su propio camino en el mundo a la edad de 15 años, que ha sido engañado y estafado, que habla de una manera tímida pero que se mantiene firme sobre sus pies. Cuatro entrevistadorxs hicieron preguntas a estas dos personas y después de que terminara la entrevista aún tenían mucho más que decir", resaltó Ya Tong, uno de los entrevistadores.

En esta primavera inusual, ellxs y lxs repartidorxs de comida a domicilio a quienes representaban sufrieron un golpe: el número de pedidos a domicilio cayó sustancialmente, sin embargo, la licencia de trabajadorxs causada por la pandemia había intensificado la competencia dentro de la industria de lxs repartidorxs de comida a domicilio. En medio de una creciente incertidumbre, ¿Qué camino tomarán estxs repartidorxs?

"En realidad no tenemos otra opción más que saltarnos los semáforos en rojo": una atadura para lxs repartidorxs de comida a domicilio en la era del Big Data

Escuchamos con regularidad en las noticias sobre "jóvenes repartidorxs siendo multadxs por saltarse las luces rojas", o que algunx de ellxs chocó con transeúntes o causaron algún problema por ir demasiado rápido. Sin embargo, ¿Se debe realmente a que estxs "jóvenes repartidorxs" valoran más lo que ganan de las entregas a domicilio que su propia seguridad o incluso la de otras personas? El Hermano Long explicó su perspectiva respecto a esta pregunta.

"En realidad, el hecho de que lxs repartidorxs nos saltemos las luces rojas es porque no tenemos opción, estamos forzados a hacerlo. ¿Por qué? Por ejemplo, si un cliente hace un pedido y el tiempo límite de entrega son 30 minutos, para cuando el sistema nos envía la orden solo nos quedan 28 o 29 minutos. Cuando llegamos al negocio a recoger el pedido, algunas veces tenemos que esperar dos o tres minutos. Si el negocio puede entregarnos el pedido a tiempo, es algo muy bueno, pero si no pueden y necesitan 10 minutos más, solo nos quedarán 10 minutos para cuando la comida llegue a nuestras manos. Si tienes cinco pedidos al mismo tiempo, tienes que salir corriendo a tres o cinco lugares diferentes, tomar los cinco pedidos y entregarlos a cinco clientxs diferentes. Este margen de tiempo es muy escaso. A la plataforma no le importa. Solo me señalan que unx clientx ha hecho un pedido, que lo tengo que entregar en media hora y que recibiré una penalización si me excedo en el tiempo".

A pesar de que Meituan da una cierta libertad de acción a lxs repartidorxs en caso de tardanza o quejas de lxs clientes, la libertad de acción es extremadamente limitada y no dan suficiente consideración a tantos problemas diferentes a los que lxs repartidorxs se suelen enfrentar bajo condiciones reales de trabajo. El Hermano Long nos da un ejemplo. Al inicio, Meituan tenía un período de siete minutos de ventaja, por lo que si un pedido se entregaba en 37 minutos no se consideraba como saltarse el límite de tiempo. No obstante, si consideramos que un repartidor tiene que recoger la comida, esperar a que salga y entregarla en este periodo de tiempo, tomando en cuenta todos los factores imprevistos que puedan ocurrir, este pequeño tiempo de consideración es más que inhumano para lxs repartidorxs. Además, en el sistema de evaluación de Meituan, el porcentaje de errores aceptables por cada 100 pedidos es de 5 por ciento. En otras palabras, lxs repartidorxs comienzan a ser penalizados después de más de cinco entregas tardías. Más aún, las penalizaciones son impuestas según el porcentaje de pedidos que el repartidor entrega a tiempo. Esto significa que si el índice de entregas a tiempo de un repartidor es bajo, su salario disminuye según los datos. Incluso si los últimos 90 repartos de 100 se entregan a tiempo, el pago por cada pedido se descuenta debido a que el porcentaje de margen de error está por encima del 5 por ciento.

Entonces ¿quién controla y da forma a las condiciones laborales de lxs repartidorxs? No son lxs gerentes ni lxs jefxs de estación, sino un sistema de algoritmos que automáticamente asigna pedidos a lxs repartidorxs. Las plataformas de pedidos como Meituan y Ele.me envían automáticamente los pedidos óptimos a lxs repartidorxs basándose en las capacidades del trabajadorx y la ruta de reparto, entre otros factores. Pero esta "plataformización" de repartidorxs trae consigo una solución de "talla única" para la gestión. Incluso el margen de error es un estimado crudo y conservador, que apenas cuenta las extremadamente complicadas y diversas situaciones a las que se enfrentan lxs diferentes repartidorxs como el clima, las condiciones de la carretera, la velocidad con la que cada negocio produce los pedidos y otros factores.

Pero lo que es aún más peligroso es el hecho de que bajo este tipo de sistema de evaluación, un porcentaje bajo de entregas a tiempo significa una menor paga por pedido. Eventualmente, puedes llegar a un punto en el que no te darán más pedidos, lo cual significa que has sido completamente eliminadx del proceso de "evaluación", perdiendo incluso el derecho a ser explotadx. En este proceso, algoritmos de IA controlan cada acción y la velocidad y calidad del trabajadorx, mientras que estx es obligadx a tener un alto grado de autodisciplina. Como resultado, este tipo de trabajo está muy lejos de la libertad, la flexibilidad y los altos salarios que se anuncian durante la promoción de contratación de estas plataformas de entrega a domicilio. Por el contrario, es un "modelo de control laboral preciso y dinámicamente ajustado". Cuando lxs repartidorxs supuestamente eligen “libremente” sus horas de trabajo (al contratar, la plataforma muchas veces publicita diciendo "tómatelo con calma, tómatelo en serio o llévalo al límite", dando la impresión de que lxs repartidorxs tienen un alto grado de elección), en realidad están descargando una precisa herramienta de control, y se ven obligadxs a adaptarse para cumplir con los caprichos de la IA. por lo tanto, y no es difícil de entender, la razón por la cual lxs repartidorxs tratan al tiempo como dinero es porque realmente no pueden soportar las consecuencias de no cumplir con un estándar de "porcentajes de entregas a tiempo".

Más allá de esto, dado a que la plataforma le ha dado al cliente parte del rol de supervisar el trabajo en la forma de calificación de servicio, una mala calificación puede costarle a unx repartidorx una penalización de 20 yuanes, mientras que una "queja" puede provocar penalizaciones de cientos de yuanes. Como resultado, debido a la preocupación por recibir un pedido a destiempo que podría llevar a una mala calificación por parte del cliente, muchxs repartidorxs se enfrentan a una gran cantidad de presión emocional cuando entregan los pedidos. Para evitar que lxs clientes hagan las cosas más difíciles durante la entrega de un domicilio, muchxs repartidorxs se aseguran de decirle tantas cortesía al cliente como puedan mientras soportan el estrés, poniendo su propia dignidad y autoestima como la más baja de sus prioridades. Sin embargo, debido a que el sistema de calificaciones de Meituan es anónimo, a veces incluso si unx repartidorx recibe una mala calificación, no podría saber de dónde viene. Todo lo que puede hacer es sufrir en silencio. Lo más importante es que las multas por quejas no vuelven a lxs clientes. "¿Quién sabe a dónde va todo al final?“ nos cuenta el Hermano Long.

Además, para acabar con lxs repartidorxs que presionan el botón "entregado" por adelantado, Meituan aprovecha la función GPS de la plataforma para rastrear la ubicación del repartidorx en tiempo real. Si el repartidorx viola esta regla, recibe directamente penalizaciones de hasta 500 yuanes sin ninguna advertencia.

Aparte de traspasar todos estos riesgos al repartidorx y redirigir la insatisfacción del cliente desde la "plataforma" hacia lxs propixs trabajadorxs, las plataformas son increíblemente duras en manejar las "penalizaciones" y en "anular las penalizaciones". Las plataformas han adoptado el flujo de trabajo de "penalizar primero, luego reportar, examinar y anular" para manejar las penalizaciones. Es decir que, sin importar la situación, el repartidorx asume la responsabilidad por defecto. Proporcionamos como ejemplo la guía de Meituan: "Ves que pronto te vas a exceder del tiempo, pero el cliente no contesta el teléfono, ¿Qué debes hacer?"

  1. El repartidorx debe llegar a la ubicación asignada y llamar al cliente múltiples veces por teléfono. En caso de que nadie conteste durante todos los intentos, proceda al paso 2.
  2. Detalles del pedido —> Encontré un problema —> No puedo ubicar al cliente —> Intente llamar a todos los números telefónicos del cliente. Si con esto aún no consigue localizar al cliente —> Reporte un problema.

    Si el cliente inicia un segundo intento de entrega en 30 minutos, entonces debe completar la entrega.

    Si el cliente no inicia un segundo intento de pedido en 30 minutos, puede cancelar la orden sin recibir una penalización. El pedido debe regresar al establecimiento, y debe tomar una foto como evidencia y cargarla en la aplicación.

  3. Si el cliente inicia un segundo intento de pedido, puede extender el tiempo asignado basado en su situación, para así evitar que se exceda del tiempo.

    Si el cliente no inicia un segundo intento de pedido, debe cancelar la orden. Puede evitar una cancelación de deducción si regresa el pedido con éxito en un plazo de dos horas, y se le podrá reembolsar automáticamente la tarifa de envío.

Este proceso no es solamente tedioso y difícil, sino que el repartidorx no recibe ninguna compensación adicional por el segundo intento de entrega y tiene que enfrentarse a más incertidumbres. Y si unx repartidorx recibe una penalización por una entrega tardía debido a que no se le permite ingresar al vecindario, condiciones climáticas u otras razones que no son causadas por el propix repartidorx, las plataformas manejarán este problema de acuerdo con un proceso similar. Esto significa que estos "jóvenes repartidorxs" suelen estar en una posición de desventaja en el proceso de trabajar. La plataforma tiene el poder completo de decisión sobre si la paga extraída regresará al final a la cuenta del repartidorx. Mientras tanto, lxs "jóvenes repartidorxs" se ven abrumadxs con pedidos durante el trabajo, por lo que no tienen tiempo para defender sus derechos.

¿Los silenciosos engranajes de la ciudad?

Impactadas por la pandemia, muchas empresas exportadoras han visto sus pedidos dramáticamente reducidos. Por lo general, estas fábricas de manufactura a gran escala son lugares importantes que reciben un excedente de mano de obra del campo y de las pequeñas ciudades y pueblos. Actualmente, sin embargo, para muchxs jóvenes que están sin trabajo debido al cierre de las fábricas, llegar a ciudades de primer nivel a trabajar en la entrega de alimentos es prácticamente su mejor oportunidad de todas las opciones restantes.

Como lo muestra el reporte investigativo de 2018 sobre repartidorxs de Meituan-Dianping, 75 por ciento de lxs repartidorxs provienen del campo, la mayoría vienen de las provincias de Henan, Anhui, Sichuan, Jiangsu y Guangdong. Casi el 70 por ciento de repartidorxs eligen dejar su pueblo natal para intentar ganarse la vida y luchar en ciudades de primera o segunda categoría. Si miramos la edad, lxs repartidorxs se encuentran en el sector demográfico más joven, siendo aquellxs en sus veintes o treintas lxs que forman el núcleo, cerca del 82 por ciento, de la comunidad de repartidorxs. Casi la mitad de ellxs han vivido en su lugar de trabajo por 9 años o más, habiendo formado raíces profundas en la ciudad. Respecto a la distribución de sexos, los repartidores hombres forman el 90 por ciento, mientras que las mujeres forman el 10 por ciento. A partir de estas cifras podemos esbozar a grandes rasgos un retrato de lxs "repartidorxs" de la China vigorosa y en ascenso del presente: son un grupo de jóvenes varones de origen rural que son residentes urbanos desde hace mucho tiempo, con la esperanza de alcanzar la realización personal en la ciudad.

Habiendo llegado a la gran ciudad, además de perseguir pedidos a domicilio ¿cómo es el día a día de estxs repartidorxs? ¿Qué tipo de interacción social, vida amorosa, circunstancias de vida y planes personales tienen?

Comenzaremos discutiendo las circunstancias y el costo de vida. Tomando Shanghai como ejemplo, el Hermano Long nos dice que una situación común en su estación de reparto, ubicada en Lujiazui, es que lxs repartidorxs alquilan en grupos, con ocho repartidorxs durmiendo en un apartamento de apenas 20 metros cuadrados. Este tipo de apartamento en Lujiazui cuesta alrededor de 800 yuanes al mes, incluso si el costo se divide equitativamente entre todxs lxs arrendatarixs.

El Hermano Long también nos cuenta que cuando unx nuevx repartidorx llega a Shanghai, tiene que gastar al comienzo cerca de 10.000 yuanes, sin haber trabajado siquiera. Este monto incluye renta, depósito, comprar o alquilar (que también requiere un depósito) una bicicleta con batería eléctrica, cerca de 300 yuanes en equipamiento y otros gastos básicos. Si el repartidorx ya se ha casado o envía dinero a sus padres cada mes, la cantidad de dinero que les queda es aún más pequeña.

Enfrentándose a una renta y costo de vida elevados, ¿qué actividades pueden hacer lxs repartidorxs en su tiempo libre? O quizás, como la niña en el libro de Hans Christian Andersen, "Las Zapatillas Rojas", quien debe girar sin detenerse por un segundo ¿solo pueden estar en constante movimiento para ganarse la vida? Se han convertido en el mayor garante de una vida urbana rápida y conveniente, pero no tienen la manera de disfrutar las comodidades y extravagancia que ellxs mismxs han creado.

Para lxs repartidorxs que ya han empezado una familia, este tipo de angustia es, sin duda, mucho peor. El Hermano Long y su esposa no se han visto desde hace mucho tiempo. A pesar de estar en la misma ciudad, no pueden evitar convertirse en una especie de Romeo y Julieta del siglo XXI. Y para aquellxs repartidorxs que ya tienen hijxs, la presión y penurias de la vida familiar son aún más severas.

Unidxs y exigiendo: ¿Podrá la Alianza de Repartidorxs de Comida a Domicilio convertirse en una nueva esperanza para la ayuda mutua entre repartidorxs?

Según las estadísticas, el número actual de repartidorxs activxs en todo el país alcanza los 3 millones de personas. Son la piedra angular que sostiene un mercado que genera cerca de 300 mil millones de Yuanes cada año en China. La pregunta de cómo ayudar a lxs repartidorxs a establecer mejores relaciones laborales en el proceso de alcanzar sus sueños merece la atención de toda nuestra sociedad.

Como las plataformas no permiten que lxs repartidorxs organicen sindicatos, el hecho de que lxs repartidorxs hayan usado plataformas de Internet para atraer una movilización espontánea es sorprendente. Yongqiang y el Hermano Long pertenecen por separado a dos diferentes comunidades de ayuda mutua a lxs repartidorxs.

La comunidad de ayuda mutua de la cual Yongqiang hace parte se llama la Alianza de Trabajadorxs de Reparto, la cual fue fundada por un repartidor en Beijing. Su propósito es unir y proteger los derechos de lxs repartidorxs. El director de Beijing es un experto en el uso de nuevas técnicas de medios para difundir el contenido de manera más amplia. Un verdadero maestro del video, hace videos sobre muchas cosas relacionadas con la vida de unx repartidorx,. Mientras tanto, para Yongqiang ver videos no es sólo una forma de entretenimiento, sino que es también un camino hacia la superación personal. "Después del trabajo, cuando otras personas juegan, puedo estudiar un poco. Mi estudio es ver cómo otras personas graban videos".

Su personalidad de encontrar el lado bueno a cada nubarrón y mantener una actitud positiva, es una que quizás se entrelaza en gran medida con sus años de adolescente. El ex soldado Yongqiang fue engañado una vez para unirse a una estafa piramidal por una ex novia que había conocido por Internet. Tras escapar de esta desafortunada experiencia, después de haber pasado por numerosas vueltas de la vida, aparte de la pérdida emocional y de su propiedad, su experiencia durante ese período de tiempo lo impulsó sin duda alguna y de manera imperceptible a una transformación. Mientras estaba en la organización piramidal durmió en el suelo durante un largo período de tiempo. Dice que en ese período de tiempo se dio cuenta que "la cama del suelo es la cama más grande del mundo, eso es algo que jamás olvidaré".

Esta experiencia de ser estafado y hundirse en ese lodazal le permitió no sólo aprender cómo confrontarlo todo en la vida, sino que también le permitió mover su mirada del individuo al sistema, impulsándolo a desarrollar una gran preocupación por la vida y felicidad de la comunidad de repartidorxs. El estilo de Yongqiang es construir una comunidad cara a cara, permitiendo a sus hermanos y hermanas participar en más actividades y tener conversaciones e interacciones sociales más sinceras. Al hacerlo, pueden estrechar sus lazos de amistad y desestresarse. "Espero ser capaz de organizar actividades con esta comunidad fuera del mundo virtual, cosas como crear una bandera para la comunidad, organizar cenas donde todxs podamos dividir la cuenta y mucho más. Dejar que todxs interactúen al máximo y tengan apoyo".

Jiang Yilong, el fundador de Hangzhou Delivery Driver Media, le encomendó al Hermano Long fundar Shanghai Lujiazui Delivery Driver Media. ¿Por qué los canales masivos de repartidorxs fueron capaces de desarrollarse y expandirse tan rápido, extendiéndose desde Hangzhou hasta el distrito de Pudong en Shanghai, y de nuevo hasta el distrito de Baoshan? Esto se debe a que lxs fundadorxs de los canales de comunicación para repartidorxs han hecho muchas cosas prácticas para ayudar a lxs repartidorxs.

Jiang Yilong es precisamente el diseñador del "mapa de selección del número de edificios para lxs repartidorxs" en el área de Hangzhou. Representó las áreas residenciales en un radio de 5 a 10 kilómetros en un mapa de dos dimensiones y lo etiquetó con números de edificios. Esto hizo las cosas mucho más fáciles para lxs repartidorxs recién incorporadxs.

Más allá de esto, los canales de comunicación de Jian Yilong y el Hermano Long han ayudado a lxs repartidorxs a encontrar alquileres baratos de bicicletas con baterías, alquiler de baterías de litio, reparaciones de emergencia, cambios de baterías y otros servicios. Este tipo de conveniencias se han extendido hasta el campo de las necesidades básicas de lxs repartidorxs, como alquileres asequibles de apartamentos, un segundo trabajo y mucho más. Están también las "comidas para repartidorxs", de las cuales el Hermano Long se siente orgulloso. En el local de comidas "Haitian Yijiao" ubicado en el centro de Lujiazui, el Hermano Long habló y pudo regatear los precios de la comida, bajando el precio de 14 o 15 yuanes a 10 o 12 yuanes. Esto ha ayudado a lxs repartidorxs a ahorrar gradualmente sumas importantes de dinero gradualmente a lo largo del tiempo, y ha ayudado a los negocios a enfrentar el problema de la falta de clientes durante el periodo de la pandemia.

En las comunidades de repartidorxs, este tipo de práctica de ayuda mutua que se encuentra en áreas específicas se ha convertido en una ocurrencia común. Si hay alguien en la comunidad que tiene alguna circunstancia especial y no puede entregar un pedido a tiempo, o si hay alguna necesidad de ayuda en la vida o en el trabajo, lxs miembros de la comunidad se animan entre sí para ayudar. Para lxs repartidorxs, todo esto no es con el propósito de conseguir algo a cambio, sino porque todxs son plenamente conscientes de que llegar a la gran ciudad para ganarse la vida no es cosa fácil. Si no se ayudan entre sí, entonces les es difícil establecerse en la ciudad.

"Dondequiera que haya repartidorxs, habrá canales de medios de comunicación de repartidorxs". Este es el eslogan que el fundador Jiang Yilong escribe en cada post en los canales de medios de lxs repartidorxs. "Tres zapaterxs inferiores pueden superar a un genio como Zhu Geilang", sonreía el Hermano Long, diciendo esas palabras mientras se llenaba de confianza.

Cuando le preguntamos sobre algún evento que haya dejado una impresión profunda y particular en él durante su tiempo como repartidor, el Hermano Long respondió: "En los últimos dos días vi a un hermano afuera. Mientras manejaba su bicicleta, un gato saltó de repente frente a él. Para evitar atropellar al gato, apretó los frenos y se cayó de la bici, y creo que se rompió las costillas cuando cayó. Cuando le ví, manejé con mi bici hacia allí para ayudarle a ponerse de pie. Y justo en ese momento, había otras dos personas que también se detuvieron a ayudarle. Le pregunté si todo estaba bien. Me dijo que no le dolió, pero que todavía tenía dos pedidos por entregar. Le pregunté '¿Estás seguro que te encuentras bien? Si no lo estas, permíteme ayudarte a llevar esos pedidos'. Se dió la vuelta y dijo que no era un gran problema, pero me pareció que no fue una caída suave porque todas sus cosas estaban esparcidas por todas partes después que cayó. Afortunadamente, la comida no se había regado, de otro modo, habría tenido que pagarla por su cuenta. Después, le ví de nuevo y le escuché decir que solo volvió a casa para descansar después de haber terminado de entregar los pedidos. Estuvo en cama durante dos días, así que en ese momento no debió haber sido una caída leve".

En las perspectivas de la sociedad, las plataformas y lxs clientes, estxs repartidorxs desempeñan el rol de dedicados engranajes en la máquina. Quizás solo cuando se vean lxs unxs a lxs otrxs y se vean a sí mismxs podrán realmente sentir un respeto mutuo y un sentimiento visceral de simpatía entre ellxs y convertirse en alegres individuos, todxs y cada unx de ellxs. Es esta sensación conectada de pertenencia la que quizás contribuyó a la unión excepcional, positiva y cooperativa, característica de la comunidad de repartidorxs.

Epílogo

El segundo y tercer día después de la entrevista, Ya Tong, una de las entrevistadoras, vió algunos vídeos en un grupo en el que estamos, de repartidorxs que son empujadxs e insultadxs por oficiales de seguridad pública o policías de tránsito que compartió un joven administrador del grupo de repartidorxs. También invitó al grupo a otros dos hermanos repartidores. "Varias semanas después, les pregunté a los padres del grupo de lxs repartidorxs si necesitaban algún servicio de orientación para aprender cómo interactuar mejor con sus hijxs que han dejado atrás. Dijeron que, por supuesto, hay una necesidad, pero que lxs repartidorxs están muy ocupados y son muy torpes para organizarse juntxs", dijo.

Mientras tanto, otro entrevistador, Cai Cai, espera que la sociedad pueda tratar mejor a lxs repartidorxs: "Como en el ejemplo de la actitud de un portero, el cliente debe ser comprensivo e indulgente. Cuando hay un accidente grande o pequeño en el camino, si la gente pudiera extender su mano para ayudar, como cuando una bicicleta se ha volcado, ayudamos a levantarla, etc. Ellxs también son miembros de una familia, de hecho, son el soporte".

Además, Cai Cai también compartió una petición de un delegado del Congreso Nacional del Pueblo, que nos da cierta esperanza por la protección de los derechos de lxs repartidorxs.

Servicio de Noticias de China: "En vista de las características particulares de nuevas formas de empleo como el "empleo temporal", estoy redactando una política de seguridad social que garantizará de forma viable los derechos de esta fuerza de trabajo… Propongo que sigamos mejorando nuestras políticas, y amemos y cuidemos de nuestrxs repartidorxs". En las Dos Sesiones de este año, las "ocupaciones emergentes", incluyendo a lxs repartidorxs, se han convertido en un tema de debate apasionado entre lxs delegadxs. " En la actualidad, nuevas formas de empleo se están diversificando, y las formas de conseguir empleo están aumentando claramente".

Más del 70 por ciento de lxs repartidorxs provienen de pueblos y el campo. Su nivel de educación no es muy alto, y se enfrentan a dificultades como una alta intensidad de trabajo, falta de instituciones que les apoyen en garantizar el empleo, y protecciones laborales y un sistema de seguridad social imperfectos, etc.

Para abordar esto, Yu Chunmei propuso una moción para incorporar al grupo de repartidorxs bajo la cobertura del seguro de compensación laboral local. En casos comprobados de lesiones laborales de repartidorxs donde todos los hechos están esclarecidos, los derechos y obligaciones son claros y ambas partes no tienen disputas, el Ministerio de Recursos Humanos y Seguridad Social se ocupará del asunto para que se determine y resuelva rápidamente. Al mismo tiempo, se propuso incluir a "lxs repartidorxs de comida a domicilio" en el "Directorio Nacional de Calificaciones Vocacionales" dentro del Ministerio de Recursos Humanos y Seguridad Social, ampliando así operaciones como la formación profesional.

Este artículo fue publicado originalmente por el "Club del Despertar" en WeChat.

Ayúdanos a construir la Agencia

La Agencia es la única red mundial de publicaciones progresistas y perspectivas comunitarias.

Desde nuestro lanzamiento en mayo de 2020, la Agencia ha amplificado y dado voz a más de 100 artículos de las principales publicaciones progresistas de todo el mundo, traduciendo cada uno a al menos seis idiomas, y llevando las luchas de los pueblos indígenas del Amazonas, los palestinos en Gaza, las feministas en Senegal, entre otras, a una audiencia global.

Con más de 150 traductorxs y un equipo editorial en crecimiento, confiamos en nuestrxs colaboradorxs para seguir difundiendo estas historias de las luchas comunitarias y para configurarnos como un servicio de difusión para las fuerzas progresistas del mundo.

Ayúdanos a construir esta misión. Dona a la Agencia.

Support
Available in
EnglishFrenchPortuguese (Brazil)SpanishGermanPortuguese (Portugal)
Author
Tangzhe Li
Translators
Daniel Felipe Guana and Octavio García
Date
12.10.2020

More in Social Justice

Social Justice

Azmanova & Galbraith: Disaster Capitalism or the Green New Deal

Receive the Progressive International briefing
Privacy PolicyManage Cookies
Site and identity: Common Knowledge & Robbie Blundell