Housing and Land Rights

El Naqab está ahora en el centro de la lucha contra el colonialismo israelí

Lxs residentes de Sa'wa y otrxs beduinxs palestinxs se resisten a los intentos de las fuerzas policiales del régimen israelí de desplazarlxs.
La historia de Sa'wa, un pueblo del Naqab, es la historia de Palestina, desde Cisjordania hasta Jerusalén y más allá. Las casas palestinas son demolidas y las familias palestinas expulsadas para dar paso a la población de colonxs israelíes y a las infraestructuras del régimen israelí.
La historia de Sa'wa, un pueblo del Naqab, es la historia de Palestina, desde Cisjordania hasta Jerusalén y más allá. Las casas palestinas son demolidas y las familias palestinas expulsadas para dar paso a la población de colonxs israelíes y a las infraestructuras del régimen israelí.

El lunes 10 de enero lxs residentes de la aldea beduina de Sa'wa en el Naqab (conocido comúnmente en español como el Néguev), se despertaron con el sonido de las fuerzas policiales israelíes y las excavadoras irrumpiendo en el lugar, con la intención de completar el plan de forestación que ya había comenzado a finales de diciembre de 2021

Lxs residentes de la aldea y otrxs beduinxs palestinxs del Naqab se resistieron a las fuerzas policiales del régimen israelí que a su vez se enfrentaron a ellxs con una dura represión. 

Las fuerzas policiales y las excavadoras israelíes se retiraron el miércoles por la noche de esa misma semana, pero volvieron el jueves. Se encontraron con una manifestación pacífica organizada por lxs residentes y acompañada por activistas beduinxs palestinxs del Naqab y otros lugares.

Esta manifestación fue respondida una vez más con la fuerza bruta y dejó docenas de heridxs y detenidxs. Las detenciones no se limitaron a lxs participantes en la manifestación del pueblo de Sa'wa. La chispa que surgió de este pueblo en particular encendió algo en otros pueblos beduinos palestinos. Las manifestaciones de solidaridad con el pueblo de Sa'wa y al-Atrash, otro pueblo beduino palestino que se enfrenta a las demoliciones, tuvieron lugar en toda la Palestina colonizada. En el Naqab, en particular, se detuvo a cientos de personas, el 40 por ciento de las cuales son menores de edad.

Pocos días después de estas manifestaciones, las fuerzas policiales del régimen israelí empezaron a asaltar las casas, persiguiendo y deteniendo a hombres y mujeres jóvenes, incluso niñxs, acusados de cometer disturbios y obstruir la labor policial. Era un castigo colectivo por su participación en las manifestaciones de apoyo al pueblo de Sa'wa. Pero incluso en medio de la represión y las detenciones, lxs palestinxs del Naqab no dejaron de resistir. 

Bajo el lema "No dejaremos solxs a lxs detenidxs", se organizaron vigilias frente al tribunal de la ciudad de Be'r Al-Sabeh (Be'er Shevah). Durante siete días, personas del Naqab de todas las generaciones se reunieron frente al tribunal, protestando contra la detención continuada de hombres y mujeres jóvenes y niñxs. Estas vigilias aún continúan y lxs activistas han prometido que las mantendrán hasta que se libere a lxs últimxs detenidxs.

Esta última escalada de violencia contra lxs palestinxs ha puesto al Naqab en el centro de la lucha contra el colonialismo de lxs colonxs. El Naqab, situado en el sur, es el distrito más grande de Palestina. Desde la Nakba y la limpieza étnica de 1948, sus habitantes supervivientes se han enfrentado a continuos desplazamientos y robos de tierras. En lo que muchxs activistas denominan desplazamiento lento, el régimen israelí utiliza diversos mecanismos para reforzar su control sobre las tierras del Naqab y continuar lo que empezó en 1948.

Uno de estos métodos es el que ha estado enfrentando Sa'wa: la demolición de casas en el pueblo. Cada año se demuelen docenas de ellas en el Naqab con el pretexto de que se trata de construcciones sin licencia. Sin embargo, se utilizan como política para limitar la expansión de la población y dañar el tejido social de las comunidades. Sólo en 2021 se demolieron 3.000 viviendas. 

El régimen israelí también utiliza el "lavado de imagen verde" (pretensiones de ecologismo) para apropiarse de tierras. En el Naqab en particular, el régimen afirma estar luchando contra la desertificación y tratando de preservar el medio ambiente mediante la plantación de grandes extensiones de tierra con bosques artificiales de cipreses y pinos. Sin embargo, investigaciones recientes han demostrado que estos árboles, que no son nativos de la tierra, contribuyen en realidad a la desertificación. Al mismo tiempo, la "Administración de Tierras de Israel" ha empezado a declarar explícitamente que la forestación se hace para evitar la "apropiación árabe de sus tierras".

El régimen israelí también afirma que lxs beduinxs palestinxs son invasorxs que residen ilegalmente en las tierras del Estado. Es una afirmación que el propio gobierno contradijo cuando ofreció compensaciones y sumas de dinero a lxs habitantes de un pueblo llamado Al-Araqib para que cedieran sus tierras. Como dijo el jeque Sayah Al-Turi, residente de Naqab: "Si realmente fuera un invasor de la tierra, ¿por qué me ofrecen una compensación por renunciar a esta tierra?

Al mismo tiempo que afirma que lxs beduinxs palestinxs son invasorxs, el régimen israelí ha aplicado sistemáticamente una política de "civilización" de lxs beduinxs. El resultado ha sido el traslado forzoso de miles de beduinxs palestinxs de sus tierras ancestrales a municipios sedentarios, lo que ha permitido al régimen engullir enormes extensiones de tierra y concentrar a la población beduina en la zona más pequeña posible.

La historia de Sa'wa es la historia de Palestina, desde Cisjordania hasta Jerusalén y más allá. Las casas palestinas son demolidas y las familias palestinas expulsadas para dar paso a la población de colonxs israelíes y a las infraestructuras del régimen israelí. 

Sin embargo, la aparición de movimientos organizados contra el robo de tierras del régimen israelí en toda la Palestina colonizada demuestra la firmeza del pueblo palestino, desde el Naqab hasta Sheikh Jarrah.

¡Tenemos derecho a vivir en nuestra tierra y eso es lo que queremos y por lo que luchamos!

Narmin Slamah es una activista del Naqab.

Ayúdanos a construir la Agencia

La Agencia es la única red mundial de publicaciones progresistas y perspectivas comunitarias y de base.

La misión de la Agencia es audaz: enfrentarse a los medios de comunicación capitalistas creando un espacio compartido para las publicaciones radicales e independientes del mundo, construyendo una coalición que es más que la suma de sus partes.

Junto a más de 40 socios en más de 25 países –y el incansable esfuerzo de nuestro equipo de traductorxs– llevamos perspectivas radicales e historias de las luchas populares a una audiencia global.

Si te parece útil nuestro trabajo, ayúdanos a seguir construyendo la Agencia haciendo una donación periódica. Dependemos exclusivamente de pequeñxs donantes como tú para mantener este trabajo.

Support
Available in
ArabicEnglishGermanSpanishPortuguese (Brazil)FrenchTurkish
Author
Narmin Slamah
Translator
Maria Inés Cuervo
Date
09.02.2022

More in Housing and Land Rights

South Asia
Housing and Land Rights
2020-05-21

Indorewala & Wagh: City Planning Before and After the Pandemic

Receive the Progressive International briefing
Site and identity: Common Knowledge & Robbie Blundell