War & Peace

¿Qué está pasando ahora en Cisjordania?

El resurgimiento de confrontaciones armadas palestinas contra autoridades coloniales israelíes ha estado gestándose por años, y ahora Israel ha lanzado una campaña militar de varios meses para eliminarla.
¿Qué es exactamente lo que está ocurriendo en las ocupadas Cisjordania y Jerusalén en este momento, y por qué? ¿De qué manera es diferente a lo que hemos visto en la historia reciente, y qué significa para el futuro de la resistencia palestina ante la ocupación colonial Israelí?
¿Qué es exactamente lo que está ocurriendo en las ocupadas Cisjordania y Jerusalén en este momento, y por qué? ¿De qué manera es diferente a lo que hemos visto en la historia reciente, y qué significa para el futuro de la resistencia palestina ante la ocupación colonial Israelí?

Cisjordania y Jerusalén están "ardiendo". Este es un término que vemos cada vez más en las redes sociales, en los noticieros, y en los artículos de opinión que hablan sobre los acontecimientos actuales en el territorio palestino ocupado. No es una frase nueva para describir las olas de represión y resistencia en Palestina, más recientemente la Intifada de la Unidad de 2021 que se extendió por la Palestina histórica. 

En las últimas semanas se ha producido una notable intensificación de la represión israelí contra lxs palestinxs en Cisjordania, dirigida tanto a lxs civiles en sus hogares y pueblos como a lxs combatientes y grupos armados de la resistencia.

Al mismo tiempo, colonxs armadxs han estado aterrorizando a las comunidades palestinas en toda Cisjordania, a menudo con la presencia y la protección del ejército israelí. 

La represión actual, y la resistencia a la misma, forman parte de una campaña más amplia, de varios meses de duración, para aplastar la creciente resistencia palestina, especialmente la resistencia armada, que ha resurgido recientemente en ciertas áreas de Cisjordania. 

Ascenso de la resistencia palestina ante la brutal represión

Desde principios de octubre, las fuerzas israelíes han matado a 15 palestinxs —cuatro de ellxs adolescentes y niñxs — principalmente durante redadas nocturnas y operaciones de detención. 

Solo en las últimas semanas murieron cuatro palestinos: Mujahed Daoud, de 31 años, de Salfit, sucumbió el domingo a las heridas que sufrió durante los enfrentamientos con las fuerzas israelíes la semana anterior. Mateen Dabaya, de 20 años, y Abdullah Abu al-Teen, de 43 años, médico y padre de tres hijxs, murieron en una redada en el campo de refugiadxs de Yenín la madrugada del viernes. El viernes por la noche las fuerzas israelíes dispararon y mataron a Qais Imad Shujaiya, de 23 años, después de que llevara a cabo una operación de disparos cerca del asentamiento ilegal de Beit El, en la que resultó herido un colono israelí. 

El miércoles 12 de octubre, Osama Mahmoud Adawi, de 17 años, murió cuando las fuerzas israelíes le dispararon en el abdomen en las afueras del campo de refugiados de Arroub, al sur de Belén, en Cisjordania. 

A medida que el ejército, la policía y los servicios de inteligencia israelíes, a instancias del primer ministro israelí Yair Lapid, intensifican su campaña más reciente, la resistencia palestina ante las tácticas de la ocupación ha aumentado, al igual que el temor palestino a la violencia israelí. 

En las últimas dos semanas, dos soldados israelíes fueron matados en distintas operaciones de fusilamiento: uno en un puesto de control militar en las afueras del campo de refugiados de Shu'fat, en Jerusalén, y otro en un puesto del ejército en la zona de Nablus, en el norte de Cisjordania. 

Cabe destacar que los dos tiradores salieron con vida, algo poco habitual teniendo en cuenta la política de disparar a matar del ejército israelí en los territorios ocupados, algo que las autoridades israelíes se rehúsan activamente a cambiar a pesar de las presiones internacionales. El primer ministro israelí, Yair Lapid, había señalado a principios de septiembre que no se enjuiciaría a ningún soldado "solo para recibir aplausos en el extranjero".

En la persecución para encontrar a los tiradores, las fuerzas israelíes han aplicado una serie de medidas de castigo colectivo, como el bloqueo de carreteras que afecta a todo el distrito de Naplusa, y el bloqueo de barrios enteros como Shu'fat y Anata. El bloqueo de Shu'fat y de los barrios a su alrededor desencadenó una amplia campaña de desobediencia civil en los barrios de toda Jerusalén. 

Las protestas en apoyo a la campaña de desobediencia civil en Jerusalén han crecido en la asediada Franja de Gaza, donde lxs palestinxs se han unido a los llamados para continuar la confrontación contra el sistema militar israelí. 

Al mismo tiempo, en medio de las fiestas judías, lxs colonxs israelíes han intensificado sus ataques contra lxs palestinxs y sus propiedades en Cisjordania, bajo la supervisión y protección de las fuerzas israelíes. 

Las redadas casi cada noche, la represión mortal de las protestas, las políticas de castigo colectivo y la creciente violencia de lxs colonxs no han servido para sofocar la resistencia palestina. Reportes de protestas y enfrentamientos diarios con las fuerzas israelíes en todo Jerusalén y Cisjordania continùan, mientras que el grupo de resistencia palestino con sede en Nablus, Areen Al-Usud (Guarida de los Leones), ha seguido ganando popularidad entre el público, al reclamar responsabilidad por el aumento de operaciones armadas contra las posiciones militares israelíes en Cisjordania. 

¿Qué significa "Operación Rompe la Ola" para los palestinos?

La enorme campaña coordinada por el ejército y los servicios de inteligencia israelíes contra lxs palestinxs está centrada en Naplusa y Yenín, en Cisjordania, y en la ciudad de Jerusalén. Como es de esperar para lxs palestinxs, esta reciente intensificación del ataque por parte de Israel se se suma a las acciones de años anteriores.

"La [Ciudad Vieja] está como siempre ha estado", dijo Basil Kittaneh, investigador y residente de la Ciudad Vieja de Nablus, donde se han establecido grupos de resistencia armada, dirigidos principalmente por jóvenes sin afiliación a partidos políticos. 

Comentó que, "Todos los días lxs residentes se preparan a la espera de algo. Todas las noches suenan los zumbidos de los drones, y la gente no duerme por miedo." 

Tras el clímax de la Intifada de la Unidad del verano pasado, se produjo un cambio imprevisto en la unificación de lxs palestinxs a través de las fronteras, cuyos efectos siguen produciéndose en la actualidad.

Cuando lxs palestinxs se levantaron colectivamente el año pasado, también fueron castigadxs colectivamente, incluidxs loxs palestinxs con ciudadanía israelí. En mayo de 2021, la policía israelí lanzó la “Operación Ley y Orden”, que tenía como blanco a lxs palestinxs con ciudadanía israelí que participaron en la Intifada de la Unidad, en particular lxs que abrieron fuego contra las turbas de linchamiento israelíes que habían invadido barrios palestinos y atacado a sus habitantes. De un día a otro, miles de palestinxs con ciudadanía israelí fueron detenidxs como una forma de castigo colectivo, y como lo que el sistema de seguridad israelí denomina "disuasión".

La Operación Rompe la Ola se lanzó en marzo de este año para reprimir a los crecientes grupos de resistencia armada, principalmente en ciudades como Nablus y Jenin, pero es importante considerarla como una continuación de la "Operación Ley y Orden" del 48, además de la "Operación Nuevo Amanecer" en Gaza.

Encabezada por el jefe del Estado Mayor del ejército israelí, Aviv Kochavi, en colaboración con el primer ministro israelí, la campaña "Rompe la Ola", que ha durado varios meses, es el núcleo de lo que estamos presenciando hoy en la Palestina ocupada. Kochavi ha desplegado soldadxs israelíes no sólo en Cisjordania, sino que también ha ampliado la jurisdicción militar más allá de la Línea Verde, en ciudades bajo la jurisdicción de la policía israelí. Lxs palestinxs con ciudadanía israelí estuvieron bajo un régimen militar de facto hasta la década de 1970.

Las implicaciones de la actual intensificación por parte de Israel forman parte del proyecto colonial israelí más amplio, impulsado por la ideología sionista derechista. En redadas diarias en ciudades y pueblos palestinos, las fuerzas israelíes han arrestado a más de 1,500 palestinxs, según el jefe militar israelí.

"Llegaremos a cada ciudad, barrio, callejón, casa o sótano con ese propósito", dijo Kochavi en septiembre. Sin embargo, las cifras son mucho más elevadas a lo que comunica Kochavi. Esto ha provocado un ataque sistemático sobre la sensación de estabilidad y seguridad de lxs palestinxs, ya que implica que las fuerzas israelíes no se limitan a un solo espacio geográfico, sino que persiguen a todo el mundo — no solo a quienes están en resistencia, sino a quienes muestran signos potenciales de resistencia.

"Las personas [de la Ciudad Vieja] están en alerta toda la noche", explicó Kittaneh a Mondoweiss. "En general, hay un abrazo a la resistencia, pero el castigo colectivo se aplica sobre todo Nablus". 

Resistencia sin comunicación organizada

Al igual que el ejército israelí no se limita a la geografía, tampoco lo hace la confrontación palestina. Este mes de agosto ha sido testigo de una nueva dinámica entre Gaza y Cisjordania, en la que, a diferencia de la década pasada, Gaza se convirtió en una fuerza mediadora para reducir la escala de la resistencia en Cisjordania.

"Cualquier persona libre y digna del mundo se unirá a nosotrxs", dijo el combatiente de la resistencia, S., a Mondoweiss en septiembre, mientras se oían a lo lejos los disparos de las fuerzas de la Autoridad Palestina, que se han desplegado para aplastar simultáneamente a los crecientes grupos de resistencia en Nablus

Aunque algunos pueblos y ciudades palestinos se han convertido en los objetivos principales de la última campaña de Israel, los ataques del ejército y de los servicios de inteligencia israelíes son colectivos. Más de 5,292 palestinxs han sido arrestadxs desde enero, según la Sociedad de Prisionerxs Palestinxs. De cada 100 arrestos, 14 son de niñxs y menores. 766 de ellxs fueron arrestadxs desde enero.

La resistencia palestina oscila entre la resistencia armada y la resistencia popular no armada, que se ha ampliado con la inclusión de palestinxs en la diáspora y en el exilio. De este modo, la fragmentación de la identidad palestina por parte de Israel sigue siendo cuestionada e interrumpida.

Dado que este año ha sido de los más letales en términos de violencia de colonxs hacia palestinxs desde 2005, los palestinxs se enfrentan ahora a un caleidoscopio de represión.

Paralelamente a la intensificación de los arrestos, el ejército israelí está intencionadamente aumentando  los asesinatos extrajudiciales selectivos de palestinxs, particularmente de combatientes de la resistencia. Solo en Cisjordanaia, esto ha provocado el asesinato de más de 160 palestinxs (otros 49 murieron en Gaza durante la embestida de agosto). 

El rol de la Autoridad Palestina en la represión de la resistencia

Mientras Israel continúa su campaña contra los grupos de resistencia palestinos, el gobierno y las fuerzas armadas israelíes han encontrado un socio fiel en su represión: la Autoridad Palestina. 

El 19 de septiembre, las fuerzas de seguridad de la AP, que mantienen la controversial política de coordinación de seguridad con lxs israelíes, hicieron una redada en la ciudad de Nablus y arrestaron a dos combatientes de la resistencia palestina, Musaab Shtayyeh, de 30 años, y Ameed Tbeileh, de 21. El primero se convirtió en el sucesor no oficial de Ibrahim al-Nabulsi, el "León de Nablus", después de su asesinato a principios de este verano. 

En el proceso de las redadas, las cuales provocaron fuertes enfrentamientos en Nablus y protestas contra la AP en toda Cisjordania, las fuerzas de seguridad de la AP mataron a Firas Yaish, de 55 años. Para gran parte del público palestino, el ataque de la AP contra lxs combatientes de Nablus fue un ataque contra la resistencia palestina, y era otro ejemplo más de la AP haciendo el trabajo sucio de Israel. 

El ataque deliberado contra la resistencia en Nablus se produjo casi una semana después de que Lapid y Kochavi hablaron sobre un aumento en la comunicación entre el ejército israelí y las fuerzas de seguridad de la AP para atacar a la resistencia palestina. El dominio israelí sobre Cisjordania depende en gran medida de la asistencia proporcionada por la AP para vigilar, perseguir y arrestar a lxs activistas y desviar la participación política palestina lejos del discurso de la liberación.

En los últimos meses de 2021 y los primeros de este año, la Autoridad Palestina ha emprendido una campaña a gran escala contra la oposición política, que incluye la persecución de estudiantes universitarixs y jóvenes que critican o confrontan la legitimidad de la Autoridad Palestina. 

El año pasado, el 24 de junio de 2021, las fuerzas de seguridad de la Autoridad Palestina invadieron la casa del candidato al Consejo Legislativo Palestino Nizar Banat y lo golpearon hasta la muerte delante de su esposa, Jihan, y de sus cuatro hijos. Nadie ha sido hecho responsable por este crimen de asesinato extrajudicial, el cual su esposa describió a Mondoweiss como "cercano a la tortura".

Mientras Kochavi prometía una intensificación, el primer ministro Yair Lapid hablaba en las Naciones Unidas sugiriendo una reactivación de la solución de los dos Estados, dirigiendo su discurso al pueblo palestino, diciendo: "podemos construir un futuro juntxs, tanto en Gaza como en Cisjordania", pero solo si lxs palestinxs se desarman y "demuestran que Hamás y la Yihad Islámica no van a apoderarse del Estado palestino [que la AP] quiere crear."

En julio de este año, antes de que el presidente estadounidense Joe Biden visitara la región, altxs diplomáticxs del Departamento de Estado realizaron frecuentes visitas a la región. Sin embargo, la mayoría de las reuniones con representantes palestinxs se centraron en Majed Faraj y Hussein Al-Sheikh. Ambos son comandantes en los asuntos de seguridad preventiva y administración civil palestinos, y aunque son muy impopulares entre la opinión pública palestina, se les está posicionando como posibles sucesores del envejecido presidente, Mahmoud Abbas.

A los 20 años de edad, S. sólo había conocido la brutalidad del segundo levantamiento, o el fracaso de la AP a la hora de proporcionar servicios y protección a lxs palestinxs. "Aquí vivimos bajo dos ocupaciones", dijo con resentimiento. 

Indicios de lo que está por venir

El actual discurso israelí señala la probabilidad no solo de una intensificación de la violencia contra lxs palestinxs de forma similar a la Operación Escudo Defensivo a principios de los años 2000, sino también el paternalismo con el que Israel percibe a lxs palestinxs. 

Lapid se empeñó en decir que Israel ayudará a lxs palestinxs a construir su futuro. La declaración está envuelta en un rechazo colonial paternalista al derecho palestino a la autodeterminación y la soberanía, ya que hace énfasis en la necesidad de desarmar a lxs palestinxs.

De hecho, Cisjordania ha sido desmilitarizada bajo la AP desde el final de la Segunda Intifada, aunque ahora parece que solo fue algo temporal. A medida que grupos como Areen al-Usud sigan ganando poder e influencia popular, es probable que la AP intensifique su coordinación de seguridad con Israel para garantizar que las armas que se utilizan contra la ocupación israelí no se dirijan mañana contra la AP. 

Queda por verse si el público palestino en general decidirá unirse a estos grupos de resistencia armada emergentes y convertir este momento en un levantamiento total. Pero los efectos que están teniendo estos grupos sin duda se sienten tanto en las redes sociales como en las calles.

Sin ningún cambio visible en lo que respecta a la expansión colonial y al despojo de vidas, tierras y recursos palestinos, la realidad actual de Palestina ha dado lugar necesariamente a nuevos modos de pensar y actuar. 

Mientras lxs palestinxs sigan bajo la bota del colonialismo israelí, seguirán resistiendo y forjando nuevos espacios que les permitan gritar colectivamente "no más".

Mariam Barghouti es la corresponsal principal de Palestina para Mondoweiss.

Yumna Patel es la directora de noticias sobre Palestina de Mondoweiss.

Foto: Wikipedia

Ayúdanos a construir la Agencia

La Agencia es la única red mundial de publicaciones progresistas y perspectivas comunitarias y de base.

La misión de la Agencia es audaz: enfrentarse a los medios de comunicación capitalistas creando un espacio compartido para las publicaciones radicales e independientes del mundo, construyendo una coalición que es más que la suma de sus partes.

Junto a más de 40 socios en más de 25 países –y el incansable esfuerzo de nuestro equipo de traductorxs– llevamos perspectivas radicales e historias de las luchas populares a una audiencia global.

Si te parece útil nuestro trabajo, ayúdanos a seguir construyendo la Agencia haciendo una donación periódica. Dependemos exclusivamente de pequeñxs donantes como tú para mantener este trabajo.

Support
Available in
EnglishGermanPortuguese (Brazil)Spanish
Authors
Mariam Barghouti and Yumna Patel
Translators
Frank Scoffield Sánchez and Nora Bendersky
Date
18.10.2022

More in War & Peace

War & Peace

CODEPINK

Latin America
War & Peace
2020-10-23

How do indigenous peoples in the Pacific experience armed conflict?

Receive the Progressive International briefing
Site and identity: Common Knowledge & Robbie Blundell